22 de marzo de 2020
22.03.2020
La Nueva España

Gestionar el ciclo integral del agua en los concejos que lo soliciten, meta de Cadasa

El Consorcio ultima una auditoría que determinará si asume el suministro hasta el grifo en Noreña, como también piden otros cuatro ayuntamientos

22.03.2020 | 00:11
Gestionar el ciclo integral del agua en los concejos que lo soliciten, meta de Cadasa

"Bienvenido al paraíso del agua". Es la frase con la que Julio Antonio Pérez Álvarez, gerente del Consorcio de Aguas de Asturias (Cadasa), concluye su saludo en la página web del organismo público responsable desde hace más de 50 años del suministro de agua potable, el saneamiento y la depuración de las aguas residuales en la región. Cadasa está integrada por el Principado, la Confederación Hidrográfica y 29 municipios. Es un ejemplo de cooperación interadministrativa, que ya están copiando otras comunidades autónomas y que el Ejecutivo planea trasladar a otras áreas de gestión.

El Consorcio juega un papel clave en la gestión de los recursos hídricos de Asturias, ya que suministra agua potable a cerca de 850.000 personas y a las grandes industrias de la región. La entidad aporta cada año a los ayuntamientos unos 36 hectómetros cúbicos (algo más que la capacidad total del embalse de Los Alfilorios, en Morcín) y en torno a 15 hectómetros cúbicos a los usuarios industriales.

Cadasa gestiona dos sistemas de suministro, en el centro y en el noroccidente de Asturias, con tres embalses (Tanes, Rioseco y Arbón), tres estaciones de tratamiento de agua potable (Rioseco, Arbón y Ablaneda) y una red de transporte que totaliza 225 kilómetros. Cuenta además con tres estaciones de bombeo -Lamasanti (Sariego), Ablaneda (Corvera) y Arbón (Villayón)-; y tres depósitos -Celles (Siero), Arbón y Núñez (Corvera). Gestiona asimismo los principales sistemas de depuración de aguas residuales del Principado, con una red de colectores que suman más de 460 kilómetros y 31 Estaciones Regeneradoras de Aguas Residuales. Y presta asesoramiento y soporte técnico y profesional a los municipios. Pero los rectores de Cadasa miran más allá. Además de abrir la puerta del Consorcio a la entrada de más municipios aspiran a que gestione el ciclo completo del agua. De ahí que se haya embarcado en un ambicioso proyecto para ofertar a los municipios consorciados todos los servicios: potabilización, distribución, abastecimiento y depuración. Incluida la distribución en baja (hasta el grifo) y la gestión de las depuradoras. De momento ya lo han solicitado cinco ayuntamientos: Navia, Gozón, Siero, Noreña y San Martín del Rey Aurelio.

Noreña es la avanzadilla. Está a punto de concluir la auditoría técnica y económica que, además de analizar la gestión técnica y operativa del servicio de abastecimiento de agua, revelará si hacen falta mejoras o nuevas infraestructuras y si los ingresos cubren o no los costes del servicio. La auditoría mostrará "una fotografía real" de la situación del suministro de agua en Noreña, señaló Pérez. Lo mismo se hará con los otros cuatro municipios implicados, lo que permitirá a Cadasa tener cinco casos diferentes, extrapolables a otros concejos. Lo que suceda a continuación será decisión de los ayuntamientos. El Consorcio está abierto a cualquier solución, incluida la gestión directa o indirecta del servicio municipal de abastecimiento.

Cadasa está trabajando también con otros cinco ayuntamientos que han solicitado ingresar en el Consorcio: Grado, Candamo, Las Regueras, Pravia y Onís. El Consorcio realizará un estudio de viabilidad técnico-económico sobre la incorporación de esos municipios al abastecimiento en alta (hasta los depósitos municipales). El objetivo del estudio es detallar las condiciones en las que Cadasa podría suministrar agua en alta a esos cinco municipios, cuya población conjunta supera los 22.000 habitantes.

La meta de todos estos movimientos es que el agua en Asturias se presente como un recurso diferencial, una garantía, un factor de localización industrial que posibilite a la región una ventaja competitiva, según los mandatarios de Cadasa. El Consorcio se prepara para el futuro con el firme objetivo de optimizar la gestión, reducir consumos y lograr usos más racionales, más eficientes del agua. Porque, para que el servicio sea eficaz, "tan importante como construir nuevas infraestructuras es la gobernanza y la gestión, así como el mantenimiento", señaló el gerente de Cadasa. Y nada mejor para ello que el ciclo completo del agua quede "en manos de profesionales". Y eso es precisamente lo que la entidad ofrece a los concejos, una gestión técnica y profesionalizada".

En materia de depuración, el Consorcio podría "liberar" a los ayuntamientos de la gestión de sus depuradoras. Al margen de las integradas en los sistemas de interés general que gestiona Cadasa, son unas 600 depuradoras en Asturias, varias de las cuales no funcionan o lo hacen de manera deficiente. Algunos ayuntamientos no cuentan con medios humanos ni técnicos para gestionar debidamente las estaciones depuradoras, lo que suele derivar en ocasiones en problemas de mantenimiento e incluso de funcionamiento.

Los planes de Cadasa se complementan con los del Principado para impulsar el Plan Director de Abastecimiento, que estará listo en diciembre (acumula más de un año de retraso) y que persigue, entre otras metas, sanear en diez años todos los núcleos de población con más de 100 habitantes.

El Plan Director de Saneamiento servirá para realizar una "profunda reflexión" sobre los sistemas de gestión existentes en la actualidad, su eficacia y su solvencia económica y técnica, así como para pergeñar una "estrategia" para optimizar los recursos y mjorar la gestión". El Plan analizará y diagnosticará la situación actual del saneamiento en Asturias, estimará las necesidades actuales y futuras, proyectará soluciones y guiará las actuaciones a acometer en materia de saneamiento. Establecerá asimismo las prioridade y propondrá la manera de financiar los proyectos. El objetivo final es garantizar el tratamiento de las aguas residuales antes de su restitución al medio natural, minimizando los efectos de los vertidos. Y, a la vez, buscar el equilibrio en el coste del servicio y en la gestión de los sistemas de saneamiento actuales y futuros.

La Junta de Gobierno de Cadasa ya ha aprobado diversas medidas encaminadas a reforzar su estructura con el fin de hacer frente a todos estos cambios y a la ampliación de sus atribuciones, con su entrada tanto en la gestión del saneamiento municipal como en la del abastecimiento en baja. Y es que la progresiva asunción de competencias, la futura incorporación de nuevos ayuntamientos y la entrada del Consorcio en el saneamiento municipal y el abastecimiento en baja obligan a abordar una reorganización interna de la entidad y a reforzar sus recursos humanos.

También ha aprobado la Junta de Gobierno el Plan Estratégico de la entidad, que deberá dar respuesta a los nuevos retos de Cadasa para los próximos años, y que tiene los siguientes objetivos: adecuar su financiación a las exigencias que emanan de la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea; integrar en la gestión aspectos derivados de la transformación digital, la innovación, la calidad ambiental, la eficiencia energética y la sostenibilidad; desarrollar indicadores significativos para los distintos ámbitos de la gestión (técnicos, financieros, sociales, medioambientales y patrimoniales), que sean comprensibles para los ciudadanos; y finalmente, promover un enfoque integral de los servicios de abastecimiento y saneamiento ya que ambos forman parte de un ciclo urbano integrado cuya gestión es indisoluble y debe realizarse de manera conjunta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook