La EBAU, la prueba de acceso a la Universidad más singular de cuantas se han celebrado hasta la fecha por las excepcionalísimas circunstancias que rodean a la preparación educativa por el coronavirus, ya tienen fecha para su celebración. La cita, organizada por la Universidad de Oviedo y la administración educativa del Principado de Asturias, tendrá lugar los días 30 de junio y 1 y 2 de julio, según se informó esta tarde desde la institución académica. También se ha puesto fecha a la convocatoria extraordinaria. Tal y como ha acordado esta tarde la Comisión Organizadora de la prueba, la convocatoria extraordinaria se celebrará los días 21, 22 y 23 de julio.

La EBAU consta de dos fases, una obligatoria para el acceso a la universidad denominada fase de acceso, y otra voluntaria denominada fase de admisión. Para la fase de acceso las pruebas versarán sobre las materias generales del bloque de las asignaturas troncales cursadas en segundo curso de la modalidad de Bachillerato elegida para la prueba.

Para la fase de admisión, el alumnado que quiera mejorar su nota de admisión podrá examinarse de materias de opción del bloque de las asignaturas troncales de segundo curso, que pueden ser cursadas o no cursadas. Asimismo, los alumnos podrán examinarse en la fase de admisión de las materias generales del bloque de las asignaturas troncales de modalidad de segundo curso no matriculadas en la fase de acceso, tal como se detalla en la tabla de asignaturas adjunta.

La fase de acceso consta de cuatro materias; dado que todas ellas tienen la consideración de obligatorias, si el alumno, o alumna, no se presenta al examen de alguna materia, se entenderá que abandona las pruebas. Para mejorar la nota de admisión (fase de admisión), se podrá matricular desde un mínimo de una hasta un máximo de cuatro materias. Al alumnado que no se presente al examen de alguna de las materias matriculadas en la fase de admisión se le considerará no presentado en la materia correspondiente y se le calificará únicamente aquella o aquellas materias a las que se presente.

Según se había acordado hace escasas fechas a nivel del estado, en toda España la EBAU tenía que celebrarse entre el 22 de junio y el 10 de julio en su convocatoria ordinaria y antes del 10 de septiembre en la extraordinaria. Lo habían acordado, hace escasas fechas, la Ministra de Educación, Isabel Celaá, y los consejeros autonómicos del ramo. En la citada reunión todos los participantes habían acordado que "el modelo de examen se ajustará a la excepcionalidad" que supone el actual estado de alarma. Es decir, se "modificará el modelo y el contenido de las pruebas con el objetivo de que el alumnado no se vea perjudicado por no haber trabajado en clase algún bloque o bloques de contenido de alguna de las materias".