Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Universidad supera su primer día de pruebas online con incidencias puntuales

El Rectorado dice que solo falló una plataforma y que los problemas se resolvieron, mientras que los alumnos hablan de exámenes inacabados

La profesora Mirta Marcela González, de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación, ayer manejando el campus virtual.

La profesora Mirta Marcela González, de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación, ayer manejando el campus virtual.

Incidencias puntuales en el estreno de la Universidad de Oviedo en su evaluación masiva por internet, aunque de diferente gravedad según a quien se le pregunte. La institución académica realizó ayer, por primera vez en su historia, 259 exámenes telemáticos para 6.689 estudiantes. El campus virtual, que fue reforzado con más

Las pruebas online, de las que habrá 2.941 en convocatoria ordinaria (hasta el 2 de junio), fueron supervisadas en algunos casos por la webcam, mientras que otros profesores apelaron a la "confianza" y ajustaron más el tiempo de las preguntas o diseñaron diferentes modelos de cuestionario para frenar a los "copiones". La evaluación no quedó al margen de la actualidad y en un examen se preguntó por las debilidades y fortalezas de la economía española tras el covid-19. A continuación se recogen las experiencias de diez docentes y estudiantes.

La opinión de profesores

La opinión de profesoresEl examen de Música que Mirta Marcela González puso a 185 alumnos de tercer curso del grado de Maestro en Educación Primaria salió "en general bien, a pesar de los nervios que teníamos". La prueba duró 60 minutos, se hizo por cuestionario y los estudiantes -unos 170 finalmente- accedieron de forma escalonada al campus virtual. González y otros tres docentes comprobaron, en paralelo, la asistencia y controlaron el examen a través del teléfono móvil con la plataforma de videoconferencias Teams. "Solo tuvimos tres incidencias de alumnos a los que se les cayó el campus, pero que pudieron reiniciarlo a los pocos minutos", señala. El Rectorado asegura que el sistema no se cayó ni un solo día durante la crisis.

"Bastante bien", aunque "con algún problemilla de conexión" transcurrió la prueba que Juan José García diseñó para sus alumnos de primero del grado de Historia. "Empezamos a las diez y a los quince minutos parece que se saturó la plataforma. A veces, durante el examen, perdimos la comunicación, pero al final todos pudieron entregar las tareas", explica el profesor de la asignatura Introducción al Latín Clásico y Medieval. García y otro docente controlaron a sus quince universitarios con Teams. "Todos estuvieron mirando a la pantalla y sin hablar", aplaude.

"Ningún tipo de problema" tuvo José Miguel Arias, profesor del área de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación. Un total de 77 alumnos del grado en Pedagogía asistieron a su examen, que realizó con ayuda de otro docente por el campus virtual. "También utilizamos Teams para dar las instrucciones de la prueba y resolver dudas", indica Arias, que ni controló ni grabó a los estudiantes por webcam. "La evaluación tiene que basarse en la confianza", comenta. El catedrático de Economía Aplicada Juan Vázquez utilizó también el campus para examinar a 34 alumnos de una asignatura del primer semestre: "Funcionó todo perfectamente". La prueba consistió en hacer un ensayo. "Al ser más de razonar es difícil que copien", indica el profesor de la Facultad de Economía y Empresa.

Lo que dicen los alumnos

Lo que dicen los alumnosCarmen Émbil, estudiante de tercero del doble grado de Física y Matemáticas, no tuvo ningún contratiempo técnico para hacer un largo examen de Óptica de cuatro horas. Lo cierto es que la prueba no requirió demasiada tecnología. "Los profesores subieron un PDF al campus que nosotros tuvimos que descargar, resolverlo y subirlo a la plataforma. Hubo cinco minutos de demora hasta que todos los alumnos pudimos descargar el documento, pero nada más", explica la joven, de Pola de Siero. Los estudiantes también tuvieron una llamada abierta en Teams para preguntar dudas e incluso los docentes proporcionaron un número de teléfono para los alumnos con problemas de conexión.

“Hay suspensos por culpa de colgarse el sistema”

“Hay suspensos por culpa de colgarse el sistema”

Ángel Caraduje, presidente del Consejo de Estudiantes y alumno de cuarto del doble grado de Física y Matemáticas, hizo el examen de Física del Estado Sólido con normalidad. A su juicio, los profesores eligieron “el mejor método” para evaluar: utilizar Teams, diseñar sesenta (los alumnos que eran) modelos de pruebas distintos y hacer un sorteo público. “Empezamos a las cuatro de la tarde y los primeros cinco minutos fueron para ver qué examen nos tocaba. Aparecía un listado con el DNI y el número de prueba, te lo descargabas y lo desarrollabas durante cuatro horas y media”, cuenta. Caraduje solo tuvo un problema “puntual” con el chat de Teams, que en algunos momentos no le dejó recibir mensajes.

Peor suerte corrió Daniel Iglesias, que cursa primero del grado de Comercio y Marketing en la Facultad de Ciencias Sociales Jovellanos de Gijón. El nuevo campus virtual desplegado en la nube para hacer exámenes online se colgó en mitad de la prueba de Macroeconomía. Iglesias se quedó en la pregunta número 18 de 30. “El examen duraba una hora y veinte y podíamos hacerlo entre las doce y las dos de la tarde. Yo empecé a las doce y media y sobre la una y diez varios compañeros comentaron por Teams que la página se les había quedado congelada. A mí justo me pasó en la pregunta 18. Llegamos a las dos de la tarde y siguió sin funcionar”, detalla el avilesino, que está a la espera de una solución. “Nos la comunicarán por correo, aunque se habló de hacer otro examen más corto”, avanza. En su caso no hubo ni vigilancia por cámara ni comprobación de autoría.

Carla Delgado, también alumna de la Facultad de Ciencias Sociales Jovellanos, pudo finalizar con éxito su examen de Trabajo Social Comunitario, pero muchos de sus compañeros no. La prueba, realizada por el campus virtual, constaba de 25 preguntas y 30 minutos. En los cinco minutos finales el sistema “se colgó” y algunos estudiantes del grado en Trabajo Social no pudieron entregar el ejercicio. Al menos 17 jóvenes, cuenta Delgado, suspendieron por este motivo. Ella, por suerte, acabó la prueba antes del incidente.

Héctor Prada, en cuarto del grado de Medicina, estuvo un cuarto de hora de brazos cruzados, ya que la nueva plataforma habilitada por la Universidad “se colgó” durante el examen de Pediatría. “Corrió el tiempo igual, pero el profesor ya había dado minutos de más por si había algún problema técnico, así que no nos afectó demasiado”, comenta. Al ovetense no le controlaron por la cámara, solo le pidieron rellenar un documento en el que los alumnos se comprometían a no utilizar medios fraudulentos durante la prueba.

El examen de Resistencia de Materiales al que se enfrentó Sergio Martínez, del grado en Ingeniería de Tecnologías Industriales, no registró fallos técnicos, a pesar de que eran unos sesenta alumnos evaluándose a la vez. “Nos hicieron un cuestionario por el nuevo campus virtual, que constó de dos partes. Una de ellas fueron preguntas y nos dieron treinta minutos para contestarlas. Y la otra, problemas para los que disponíamos de 75 minutos. Además, tuvimos que escanear la página donde hicimos los cálculos”, detalla el gijonés. Él y sus compañeros tuvieron que mantener la cámara del ordenador activada a través de Teams para su vigilancia. Lo peor, apunta, fue “el tiempo”, demasiado escaso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats