"Quiero dar ejemplo. La mascarilla es algo a lo que nos tenemos que habituar en esta nueva normalidad, que lo que significa es que no habrá normalidad hasta que aparezca vacuna o tratamiento eficaz", declaró el presidente del Principado, tras dar una rueda de prensa sin quitarse esa protección. LA NUEVA ESPAÑA le preguntó por esa medida, cuando en las primeras semanas de la pandemia Adrián Barbón había descartado su necesidad, indicando que ni siquiera el consejero de Salud, Pablo Fernández, la usaba cuando iba a hospitales. "Esa pregunta define perfectamente lo poco que sabíamos del coronavirus al principio y lo que hoy ya sabemos. En aquel momento, nos decían los científicos que no había asintomáticos y que solo se transmitía el virus cuando uno tenía síntomas. Hoy sabemos que ya no es así. Por eso es tan importante ganar tiempo", comentó Barbón, quien aclaró que usaba mascarilla en ese momento por estar "en una sala pequeña y con más gente".