Después de casi tres meses de parón, los restaurantes asturianos de alta cocina han encendido de nuevo los fogones. La asociación Fomento de la Cocina Asturiana, presidida por el chef carreñense Pedro Morán, explica que los negocios han comenzado a formar esta semana a sus empleados, a adaptar sus instalaciones a la nueva realidad y, por supuesto, a reconfigurar sus comedores. "Sobre todo hay que transmitir confianza. Nosotros siempre hemos sido exigentes tanto con la limpieza como con los protocolos, y contamos con restaurantes espaciosos y, en muchos casos, con varios comedores que nos van a permitir afrontar el futuro sin que el cliente perciba grandes cambios", afirma Morán.

La intención del colectivo es que "los asturianos y visitantes vuelvan a disfrutar de la gastronomía, sin temor y sin riesgos". El primero en abrir sus puertas, en concreto su terraza, fue el restaurante Del Arco el pasado 25 de mayo. Le siguieron El Asador de Abel, el día 2 de este mes, y La Pondala, el día 5. Arbidel retomará su actividad este viernes con seis mesas en el interior y otras tres en el exterior. El miércoles 17 será el turno de Casa Fermín; el miércoles 24 del Real Balneario y el jueves 25 de Casa Gerardo. Han decidido esperar a comienzos de julio el resto de integrantes de la Asociación Fomento de la Cocina Asturiana: Mestura, Casa Tataguyo y El Retiro.

El colectivo cuenta con cuarenta años de historia y, como dice Pedro Morán, "hemos sido grandes embajadores de Asturias y lo seguiremos siendo en el futuro, porque la gastronomía será cada vez más fundamental para un turismo de calidad". Los cocineros también retomarán otros eventos, como los caterings de las bodas. "Es momento de volver a empezar", concluyen.