Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta pediátrica: la caída de vacunaciones puede originar rebrotes de enfermedades

"Hay riesgo de que reaparezcan el sarampión, la tosferina grave en lactantes y la enfermedad meningocócica", advierte el especialista Francisco Álvarez

Alerta pediátrica: la caída de vacunaciones puede originar rebrotes de enfermedades

La pandemia del covid-19 ha mermado de forma sustancial la actividad sanitaria ordinaria y, dentro de ella, la aplicación de vacunas infantiles. Este fenómeno, que inicialmente parecía llamado a ser pasajero, está empezando a preocupar seriamente a los pediatras asturianos. Tres meses después de la declaración del estado de alarma, los especialistas en niños alertan de lo que consideran "un riesgo claro": si persiste más tiempo la caída de la cobertura vacunal "pueden reaparecer el sarampión, la tosferina grave en lactantes y la enfermedad meningocócica", en palabras de Francisco Álvarez, pediatra del centro de salud de Llanera y coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).

La bajada de las coberturas afecta a todas las edades de las vacunas incluidas en el calendario infantil asturiano, incluidos los menores de 2 años. Pero sobre todo se centra en las edades en que se aplican vacunas de refuerzo, entre los 3 y los 14 años. También afecta a aquellas vacunas que no están incluidas en el calendario asturiano, pero que recomienda la AEP, como la vacuna del rotavirus, la del meningococo B y la de los meningococos ACWY.

Las cifras son muy desiguales entre los diversos territorios del país. En algunas comunidades autónomas, como la madrileña o la valenciana, la caída de la vacunación oscila entre el 15 y el 70 por ciento en función de la inmunización de la que se trate. De Asturias no se dispone de cifras específicas, si bien el doctor Álvarez sostiene que las estadísticas "son igualmente preocupantes".

¿Cuáles son las consecuencias? Según el experto, el incumplimiento del calendario vacunal financiado se traduce en "una acumulación de personas susceptibles y, en consecuencia, una mayor probabilidad de que aparezcan casos y brotes de enfermedades inmunoprevenibles, si la situación se mantiene largo tiempo".

En esta coyuntura, el coordinador del CAV-AEP considera prioritario lanzar dos mensajes. El primero de ellos, dirigido a los profesionales sanitarios y a las Consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas, entre ellas Asturias: "Que se haga lo posible para recuperar estas coberturas antes de que acabe este verano para así recuperar el terreno perdido". El segundo tiene como destinatarias a las familias con niños que han de ser inmunizados: "Que tengan tranquilidad, pues en los centros de salud y hospitales estamos preparados para minimizar la exposición al coronavirus". Los pediatras aconsejan a los padres que no demoren una llamada telefónica al centro de salud "para concertar cita para la vacunación de sus hijos", subraya el especialista del centro de salud de Llanera.

Desde los inicios del confinamiento domiciliario, la Asociación Española de Pediatría realizó un llamamiento para adaptar los programas de vacunación a las condiciones epidemiológicas de cada localidad. El pasado 25 de marzo, el Ministerio de Sanidad consideró como vacunaciones prioritarias las de todos los menores de 15 meses, y en especial las de los 2 y 4 meses y la triple vírica de los 12 meses de edad, las de las embarazadas y las de las personas con enfermedades de riesgo.

El 24 de abril, una nueva advertencia de la AEP, consensuada con otras sociedades científicas, señalaba la necesidad de "restablecer las actividades de vacunación y recuperar las vacunas demoradas, evitando la pérdida de oportunidades de vacunación y observando siempre las condiciones de máxima seguridad".

Por el momento, indica Francisco Álvarez, la efectividad de estos llamamientos "está siendo muy insuficiente, seguramente porque la población le da más importancia al peligro de contagio de coronavirus, que es más inmediato, que al riesgo de no protegerse contra otras infecciones, cuyos efectos pueden ser muy preocupantes a medio y largo plazo".

Compartir el artículo

stats