El Consejo Escolar del Principado planteó ayer la oportunidad de sustituir el título que se expide al terminar la ESO por una mera certificación de competencias del alumno. La propuesta se presentó a la reflexión con el propósito de "reducir las elevadas tasas de fracaso y abandono escolar en España", pero contó con el rechazo del sindicato ANPE, que argumenta que "la eliminación del título de graduado en ESO devaluaría la calidad de la enseñanza y suprimiría la capacidad para acceder al mercado de trabajo con un título habilitante".