El padre Ángel realzó ayer el valor del testimonio de solidaridad que dejó la ciudadanía durante la pandemia y destacó que los políticos lo han hecho "lo mejor que han podido". El sacerdote asturiano indicó que no se debe "dejar de llorar" por las víctimas, pero añadió que hay que salir de la crisis sanitaria "con fuerzas". Viajó a Asturias acompañado por ocho personas sin hogar para agradecer a la Santina y a los representantes de las instituciones la ayuda y el trabajo realizado "para salvar vidas". Aseguró que vuelve "a casa" para trasladar su agradecimiento al presidente asturiano, Adrián Barbón; a la delegada del Gobierno, Delia Losa, y a los alcaldes de Oviedo y Mieres, Alfredo Canteli y Aníbal Vázquez, respectivamente, porque si bien en Asturias hubo muchas pérdidas, fueron "menos que en otros lugares", y todos mostraron "el mismo gesto solidario".