24 de junio de 2020
24.06.2020
La Nueva España

Un caserío de la Edad Media que pasó de ser un paraíso fiscal a estar en ruinas

24.06.2020 | 01:17
Un caserío de la Edad Media que pasó de ser un paraíso fiscal a estar en ruinas

El nombre del caserío deshabitado de El Coito lleva consigo ese valor histórico que desvela su origen, su poder y su influencia en el territorio más cercano. Domina el pueblo quirosano de Las Agüeras y tuvo una importancia que se fue diluyendo con el tiempo. El Camino Real Bajo pasaba por allí y probablemente sus señores fueran los encargados de cobrar impuestos a mercancías, "fielatos" a los arrieros y comerciantes que se dirigían a Oviedo desde las Babias leonesas o al tránsito en sentido contrario.

Su origen podría estar en los siglos XII y XIII. Los reyes otorgaron cartas de coto a señores eclesiásticos y laicos. Eran espacios jurisdiccionales autónomos respecto al concejo. Se solían atribuir a explotaciones agrarias de cierta entidad o que, debido a sus características orográficas necesitaba de incentivos que atrajeran vecinos. Con estas concesiones delegaban las tareas públicas. Se les concedían a los pobladores de dichos territorios ciertas exenciones y ventajas. Así, aunque fueran de poco tamaño eran instrumentos de dominación que les permitía toda clase de prerrogativas, como: derechos de paso, de caza, pesca, tala de montes, fijación de precios, podían administrar justicia e inmunidad de los agentes del Estado. Dentro de la tipología de cotos, los jurisdiccionales eran los más ventajosos para sus propietarios y vecinos. La justicia era, en muchas ocasiones, más relajada que la impuesta por el Rey y las rentas no solían ser muy gravosas. En Quirós existían varios cotos: L.lindes y Bueida, los más grandes y que perduraron hasta el siglo XIX, otros desaparecieron primero y eran de menos entidad como el de Cinfuegos, Cortina, Arroxo, Bárzana o Ricao, además de El Coito.

La palabra latina "cautum" derivó, con el tiempo, en los términos coto o coito, se atribuye a un lugar acotado, preservado y defendido. En la Baja Edad Media la unidad básica del hábitat campesino era la casería o yuguería que estaba constituida por la vivienda, los edificios aledaños para los ganados y las tierras. Esta figura no parece que pueda perdurar en este lugar quirosano, pues no posee una extensión de tierras de labor o de siega que permita una explotación agraria rentable. Esta es la premisa básica del suelo no urbanizable de interés agrario, calificación que posee El Coito y que impide a sus dueños realizar las obras deseadas para su habitabilidad y plan de futuro como alojamiento turístico. Desde 2016 llevan peleando por este proyecto que ha dado de bruces con la burocracia y con unas normas anquilosadas. El poblado que surgió en la Edad Media como un "paraíso fiscal o vital", tras medio siglo de abandono, presenta en la actualidad un estado de ruina inminente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído