Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La agonía del tren: Feve Cercanías perdió 3,2 millones de pasajeros desde 2005

Los convoyes de ancho métrico registran 400 usuarios menos cada día de media, un ritmo que puede dejar a la compañía sin clientes en once años

La agonía del tren: Feve Cercanías perdió 3,2 millones de pasajeros desde 2005

La agonía del tren: Feve Cercanías perdió 3,2 millones de pasajeros desde 2005 Fernando Geijo

Feve agoniza. La red de cercanías de lo que ahora se denomina Renfe Ancho Métrico (RAM) ha perdido en Asturias el 66 por ciento de los usuarios en los últimos 15 años, al pasar de los 4,87 millones que registró en 2005 a los 1,66 millones registrados en 2019. Son, por tanto, 3,2 millones de clientes menos, según los datos publicados por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (SADEI). La del año pasado es la cifra más baja desde que existen registros y supone la pérdida de 145.000 viajeros en 12 meses (el 8 por ciento). O lo que es lo mismo, las cercanías de Feve pierden cada día una media de 400 pasajeros. Si se mantiene ese ritmo, las cercanías de ancho métrico asturianas se quedarán sin pasajeros en poco más de 11 años.

Los datos de SADEI se corresponden con las seis líneas de cercanías que existen en Asturias sobre ancho métrico. Son las que unen Gijón y Cudillero (línea C4f), Gijón y Laviana (C5f), Oviedo y el apeadero de Infiesto (C6f), Oviedo y San Esteban de Pravia (C7f), Baíña y Collanzo (C8f) y Gijón y Trubia (C9f).

Hay otras tres líneas más de cercanías en Asturias, cuyos trenes circulan por ancho Renfe o ibérico. Son las que unen Gijón y Puente los Fierros (C1), Oviedo y El Entrego (C2) y Llamaquique y San Juan de Nieva (C3). Estas tres líneas también registran importantes pérdidas en lo que va de siglo. En el año 2001 utilizaron las cercanías asturianas de Renfe algo más de 8,8 millones de personas, mientras que el año pasado solo se registraron 4,7 millones de pasajeros, lo que implica una disminución del 47 por ciento: en números absolutos, 4,1 millones de usuarios menos. No obstante, la caída, que se agudizó al estallar la anterior crisis económica, en 2008, se había ido amortiguando en los últimos años, y entre 2018 y 2019 Renfe Cercanías "solo" había perdido 17.600 clientes, lo que supone una media de 48 menos al día. Las felices perspectivas de la compañía, que confiaba en aumentar este año el número de pasajeros por primera vez en 12 años, han quedado hechas añicos con el estallido de la pandemia de coronavirus, que ha obligado a cancelar buena parte de los servicios y que ha provocado una drástica caída del número de pasajeros desde el pasado 14 de marzo.

El servicio ferroviario de Cercanías (tanto las de Feve como las de Renfe) es uno de los quebraderos de cabeza de las infraestructuras en Asturias. Los dirigentes del Ministerio de Transportes (antes de Fomento) durante los últimos años -incluido el actual ministro, José Luis Ábalos- han coincidido en resaltar que la mejora de las cercanías asturianas es una "cuestión prioritaria" para ese departamento, y que comparten la preocupación del Gobierno del Principado y de los asturianos.

Fruto de esa preocupación, el actual gobierno asumió el denominado "Plan de cercanías ferroviarias de Asturias", anunciado por el anterior ministro Íñigo de la Serna en diciembre de 2018. El conjunto de mejoras prometido para la red ferroviaria del Principado implicará un desembolso de 580 millones de euros a ejecutar hasta 2025. En una primera fase, hasta 2022, se deberían acometer obras por valor de 350 millones.

Fomento varió sus planes y aceptó una demanda del Gobierno del Principado: la inclusión "prioritaria" de dos obras que desde Asturias se consideran "capitales" para la mejora de las cercanías. Son la duplicación de los surcos del nudo de Villabona (de dos a cuatro) y el desdoblamiento de la vía de Feve entre Sotiello y La Florida; esto es, de Gijón a El Berrón. Dos actuaciones que, según las autoridades asturianas, ayudarán a "descongestionar" el tráfico ferroviario en el centro de Asturias.

El Ministerio licitó en marzo de 2019 la redacción del estudio informativo de la variante de Villabona, con un presupuesto estimado de 547.162 euros y un plazo para la redacción de 24 meses, lo que debería dejar listo el proyecto en el segundo semestre del año 2021 para, a continuación, iniciar la tramitación ambiental y, previsiblemente en 2023, iniciar la ejecución de las obras. Si no hay nuevos retrasos.

Pero hay más planes de mejora. Según el Ministerio, el trayecto ferroviario entre Oviedo y Gijón (ancho Renfe) presenta limitaciones funcionales y de trazado, y está muy condicionada por la circulación de trenes de mercancías y, sobre todo, de cercanías. Por eso se pretende ejecutar una variante de trazado desde Lugo de Llanera hasta el entorno de Serín, que permitirá la mejora de tiempos de viaje entre Oviedo y Gijón. Además, se rediseñará la actual configuración de vías en la estación de Lugo de Llanera.

El plan de cercanías prevé asimismo la renovación del material rodante de ancho métrico, con una inversión de 45 millones en nuevos trenes hasta 2022. En total, se incorporarán en ancho métrico diez vehículos nuevos.

El propio Ábalos anunciaba esta misma semana, a través de un tuit, que el consejo de administración de Renfe adjudicará el lunes 31 trenes de ancho métrico para "renovar la flota de la cornisa cantábrica: País Vasco, Cantabria, Asturias, Castilla y León y Galicia".

Compartir el artículo

stats