Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La selectividad más rara es también la más concurrida: casi 5.000 alumnos

El ascenso en el número de aprobados del Bachillerato explica el incremento de aspirantes

Las mesas colocadas en el Palacio de los Deportes de Oviedo.

Las mesas colocadas en el Palacio de los Deportes de Oviedo. IRMA COLLÍN

Toda la Universidad se examina a partir de esta tarde en una selectividad insólita, extraña por los controles y los estrictos protocolos de seguridad e higiene y muy concurrida, más que nunca al menos en esta década. La convocatoria ordinaria recibe a casi 5.000 alumnos -4.975-, un veinte por ciento más que los 4.125 del curso pasado, frisando una cifra poco vista en Asturias merced al nivel superior de aprobados a la primera en el bachillerato del curso más raro que se recuerda, sin clases en aula a partir de marzo y con la evaluación muy condicionada por la pandemia.

Para hacer frente a las rigurosas medidas de control de una nómina superior de estudiantes, los tribunales crecen en aproximadamente cien personas, de los 390 de hace un año a unos 490 en una lista a la que, como novedad, se añaden este año estudiantes voluntarios, encargados, entre otras labores, de numerar mesas, de informar a los estudiantes sobre las medidas higiénicas y de evitar que se formen aglomeraciones a la entrada y la salida de los locales habilitados para los exámenes. Todo empieza hoy en catorce sedes de nueve concejos -la mayoría, pabellones y polideportivos para mantener mejor las distancias de seguridad en el interior- con el examen de Lengua Castellana y Literatura y a partir de las 15:45 horas.

Los estudiantes solo se podrán quitar la mascarilla el tiempo que estén haciendo el examen, deben llevar el pelo recogido, no podrán compartir bolígrafos ni ningún tipo de material, deberán lavarse las manos al entrar y salir y accederán a cada recinto de forma escalonada, por centros educativos, conforme a las instrucciones que cada uno ha recibido de la Universidad. Si no acuden solos, los acompañantes no podrán bajarse del vehículo ni acceder al interior. En los exteriores, la Delegación del Gobierno y cada ayuntamiento han dispuesto un dispositivo con policías, Protección Civil y servicios de emergencias para evitar aglomeraciones, atascos o incidentes.

Compartir el artículo

stats