Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ovetense en ERTE que fue en coche a Barcelona, primer contagiado en 25 días

"Fui cuidadoso, no sé cómo me infecté", afirma

Un ovetense en ERTE que fue en coche a Barcelona, primer contagiado en 25 días

Un ovetense en ERTE que fue en coche a Barcelona, primer contagiado en 25 días

Primer contagio de covid-19 en 25 días, un caso que se puede calificar de "importado", puesto que el paciente, un ovetense, lo contrajo con toda seguridad durante una estancia de tres días en Barcelona, la semana pasada. Este joven de unos treinta años tuvo que viajar a Barcelona por razones laborales que no podía aplazar y ahora no acierta a imaginar dónde pudo contagiarse. Se trata de un trabajador en situación de regulación de empleo temporal por una empresa catalana al que no le quedó "más remedio que ir a Barcelona a recoger mis cosas. Por eso hice ese viaje", explicó a LA NUEVA ESPAÑA.

Viajó en coche, solo, la semana pasada. Estuvo tres días en la Ciudad Condal y volvió a Asturias la noche del jueves. "No he salido de casa" más que lo imprescindible, como para ir a hacerse la prueba del covid, aseguró. Limitó su vida social en Asturias por responsabilidad. "Esa misma noche del jueves tuve algo de fiebre, así que sabía que debía quedarme en casa. Pero pensé más bien en un resfriado", añadió. El domingo se dio cuenta de que "no tenía olfato", con lo que tomó más conciencia de que podía tratarse de un contagio por covid.

"Llamé para informar de lo que me sucedía y me dijeron que al día siguiente contactara con mi centro de salud. Hice eso el lunes y ya me mandaron a hacer la prueba", relata. Se la hicieron en el HUCA, en el puesto de toma de muestras que no requiere ni entrada en el hospital. "Seguí todos los protocolos y llevo desde el jueves sin moverme de mi casa; ni siquiera he tenido contacto con mi familia", añadió.

"No sé cómo ha sido, ni dónde pude contagiarme. En Barcelona hice vida normal, como coger el metro, pero con precauciones como ir a la compra con mascarilla o extremando el lavado de manos", explicó, transmitiendo así sus dificultades para identificar dónde pudo estar el origen de su contacto con el coronavirus. Y es que pudo contagiarse en cualquier lugar, echando gasolina o incluso a través de su compañero de piso en Barcelona. Eso sí, afirmó que hizo la vida "que hubiera hecho en Oviedo", "con cuidado", sin considerar que estaba incurriendo en ninguna falta que merezca reproche social, pese a que ya le están llegando esos ataques.

"No tenía otra alternativa que viajar y fui cuidadoso. Además, no soy el único de Asturias que ha tenido que moverse, cada uno por las circunstancias que sean", justificó este ovetense que lamenta profundamente las críticas y reproches que está recibiendo de quienes no conocen "ni las razones ni las necesidades" que ha podido tener para salir de Asturias, "ni las precauciones" con las que se comportó creyendo que así evitaba el virus.

Lo cierto es que, nada más conocerse este caso, arreciaron las críticas por la entrada de personas en la región sin cortapisa ni control alguno, ante el riesgo de que pueda producirse un brote serio como está ocurriendo en otras áreas de España. El presidente regional, Adrián Barbón, respondió a alguno de estos comentarios a través de su cuenta de Twitter, indicando que "no es posible cerrar las 'fronteras' de Asturias. Desaparecido el Estado de Alarma, dado que el Congreso de los Diputados no aprobó más prórrogas, la libre circulación de personas no se puede impedir". Y añadió: "En caso de que hubiera un fuerte brote, se podría confinar la población de las áreas afectadas, con la consiguiente validación judicial. Es lo que está sucediendo en zonas de Cataluña y Galicia, por ejemplo". Y encareció el uso de la mascarilla, guardar la distancia social y "las medidas de higiene, especialmente de manos: eso está en nuestras manos. No arriesgues. Protege Asturias".

Después de esquivar, aparentemente y por ahora, el rebrote que afecta a La Mariña lucense, pegada a Asturias, este nuevo contagio empaña la evolución de la pandemia en la región, envidiada por todo el país, ya que llevaba 25 días sin nuevos infectados. Ahora mismo, solo hay tres personas en UCI, en el HUCA (Oviedo), Cabueñes (Gijón) y el Hospital San Agustín (Avilés). Se trata de tres septuagenarios de entre 74 y 77 años, que ingresaron entre el 30 de marzo y el 4 de mayo, por lo que llevan más de dos meses hospitalizados. Técnicamente no tienen ya el covid, al haber dado negativo en los análisis hace tiempo. Pero siguen sufriendo graves dificultades respiratorias que impiden la retirada del respirador artificial, y encadenan infecciones debido a la falta de defensas. Hay una cuarta persona afectada de covid que ha pasado a planta.

El número de afectados por el virus es 2.436 personas, 676 de ellos sanitarios. El último fallecido se notificó el domingo, con el que el total de decesos asciende a 339 personas. El número de casos activos se sitúa en 35. Hasta el lunes 6 de julio se han realizado 226.608 pruebas, de las cuales 134.664 han sido PCR y 92.169 test de anticuerpos.

Compartir el artículo

stats