11 de julio de 2020
11.07.2020
La Nueva España

El arte paleolítico asturiano, un tesoro ahora al alcance de todos

LA NUEVA ESPAÑA inicia el próximo sábado un coleccionable de seis libros a todo color para descubrir el gran patrimonio encerrado en cuevas de la región, algunas cerradas al público

11.07.2020 | 00:55

El arte del Paleolítico en Asturias como nunca antes se había podido ver. LA NUEVA ESPAÑA inicia el próximo sábado, 18 de julio, un coleccionable de seis libros en torno a uno de los grandes tesoros culturales y económicos de la región, que serán distribuidos semanalmente con el periódico. Una promoción editorial que coincide con los doce años de la declaración por parte de la UNESCO de cinco cuevas asturianas como Patrimonio de la Humanidad.

El Pindal, Candamo, Tito Bustillo, Llonín y La Covaciella pasaron en julio de 2008 a engrosar la lista de los grandes hitos mundiales del arte rupestre. Una declaración que sitúa al Principado como referencia de primera línea en los estudios del Paleolítico, pero que también impone niveles estrictos de conservación y control.

El coleccionable incluye un primer libro introductorio en el que sus tres autores, guías reconocidos del Principado para el patrimonio paleolítico astur, María González-Pumariega, Miguel Polledo y Santiago Calleja, realizan un amplio recorrido por todas las cuevas donde se documenta arte en cualquiera de sus variedades y estilos. Un viaje de treinta mil años lleno de incógnitas.

Los autores abordan el nada fácil reto de contestar a muchas de ellas. ¿Quiénes pintaban y grababan?, ¿cuándo lo hicieron y con qué técnicas?, ¿dónde y con qué motivos?

Los otros cinco libros de la colección tienen autoría común. Los periodistas de LA NUEVA ESPAÑA Miki López y Eduardo García abordan desde una perspectiva decididamente divulgativa monografías sobre cada una de las cinco cuevas "mundiales" asturianas. Libros convertidos en grandes reportajes donde se juega con un impactante diseño, un texto alejado de convencionalismos científicos, amplia infografía y un tratamiento fotográfico inédito hasta la fecha que asombrará a quienes desconozcan la realidad de las cuevas y redescubrirá figuras, espacios y emociones a los que ya hayan tenido la experiencia de adentrarse físicamente en el mundo fascinante del arte del Paleolítico Superior.

Dos de esas monografías se centran en las cuevas de Llonín (Peñamellera Alta) y La Covaciella (Cabrales), cerradas al público por motivos de conservación. El Principado accedió a abrir las puertas de estos dos santuarios llenos de sorpresas para que el gran público pudiera acercarse a ellos a través de las imágenes y los textos que LA NUEVA ESPAÑA pone ahora a disposición de sus lectores.

Son 64 páginas a todo color, en formato de tapa dura. Cada libro tendrá un precio de 4,95 euros y saldrán a la venta los sábados y domingos con el periódico. En el interior de cada una de las entregas, decenas de fotografías se ven complementadas con planos, calcos de figuras para una mejor observación, datos prácticos de cara a las visitas y textos divulgativos que pretenden explicar, contextualizar y acercarse, en suma, a la realidad de los grupos paleolíticos que vivieron en esta tierra asturiana hace decenas de miles de años. Ellos nos dejaron un patrimonio fascinante. El Pindal, Candamo, Tito Bustillo, Llonín y La Covaciella recogen en conjunto uno de los repertorios artísticos más trascendentes del mundo prehistórico. Y cada una de ellas presenta singularidades que las convierten en únicas: los bisontes antropomorfos de La Covaciella, los paneles centrales de Tito Bustillo y Llonín, el Camarín de Candamo, el mamut de El Pindal... Todas ellas en medio de una naturaleza que atrapa.

Cada uno de los libros lleva un prólogo que complementa el mensaje editorial. La arqueóloga Otilia Requejo lo hace en el primero de los libros, titulado "Arte y símbolo en la pared". Y cinco artistas plásticos contemporáneos prologan cada una de las monografías: Melquiades Álvarez y El Pindal; María Jesús Rodríguez y Candamo; Francisco Fresno y Tito Bustillo; Luis Fega y Llonín, y Pelayo Ortega y La Covaciella.

Un diálogo fructífero en torno al arte entre el discurso actual y el que nos envían los genios que plasmaron en la rugosidad de las paredes calizas sus miedos y anhelos. Lejanos en el tiempo, pero muy cercanos a nosotros en la humanidad que nos hermana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído