El próximo curso escolar será presencial y contará con más de 400 nuevos profesores. El Principado presentó esta mañana su "hoja de ruta" para septiembre, que incluye dos objetivos claros: "prevenir y evitar contagios en los centros" y "garantizar el derecho a la educación". "Vamos a primar la docencia en el aula, ajustando las ratios hasta los 10 años con grupos flexibles", adelantó la consejera de Educación, Carmen Suárez, en rueda de prensa junto al vicepresidente del Gobierno, Juan Cofiño, y la directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas, Ana Isabel López. Cofiño insistió en que Asturias ha descartado los modelos que contemplan otras comunidades, como el mixto, lo cual supondrá un "esfuerzo muy importante" para las arcas autonómicas. En concreto, de unos 30 millones de euros.

Pese a la petición de los sindicatos, las ratios de alumnos por profesor no mejoran. Hasta 4º de Primaria la ratio será de 20 niños; a partir de 5º de Primaria, de 25; en Bachillerato, de 30; y el FP, de 20. Eso le ha permitido a Educación encontrar espacio para el estudiantado en todos los centros de la región, salvo en "tres o cuatro" de Oviedo y Gijón. Para estos últimos casos, la Consejería cuenta con la colaboración de los ayuntamientos para la cesión de espacios y que ayer prefirió no concretar Carmen Suárez. La mayoría de colegios e institutos explotarán, por tanto, "todos sus espacios disponibles". Es decir, salas comunes, las clases específicas para una asignatura (por ejemplo las de informática)... Lo que no utilizarán serán los comedores, como permitía hacerlo el plan de la Ministra Celaá, ya que Asturias mantendrá este servicio, estableciendo turnos. De igual forma habrá transporte escolar. El Gobierno creará 286 "agrupamientos flexibles", que no desdobles, para cumplir las ratios, guardando el metro y medio de separación entre pupitres.

"Hemos trasladado las mayores certezas posibles, pero no tenemos todas las certezas, porque no sabemos lo que va a pasar en septiembre. La presencialidad es insustituible por mucha digitalización que haya", reflexionó la consejera, Carmen Suárez. Dentro de los 30 millones de inversión extra (solo para la enseñanza pública) que se contemplan para el próximo curso, también entra un plan de digitalización que los alumnos trabajarán en clase para estar preparados en caso de la crisis sanitaria obligue a confinarse otra vez. La Consejera someterá a negociaciones su hoja de ruta esta misma semana con el fin de publicar unas instrucciones más concretas a finales de mes.

El vicepresidente Cofiño aclaró que el Principado "tiene que concentrar sus recursos en la enseñanza pública, porque los recursos son limitados" y pide a la concertada y a la privada que hagan "un esfuerzo" como el que hicieron en este final de curso y "como están haciendo el resto de sectores" de la región.