Los brotes de coronavirus en Galicia y el incremento de contagios estas semanas obligan a la Xunta a tomar una nueva medida para frenar el avance del virus que, pese a los focos detectados en el área sanitaria de Vigo y La Coruña, se mantienen en 163 activos.

Así, el ejecutivo de Núñez Feijóo obligará a notificar localización, datos de contacto y tiempo de estancia a los viajeros que lleguen a Galicia procedentes de zonas de "alta" incidencia de coronavirus, ya sea de otras partes de España o del extranjero, y que hayan estado un mínimo de 14 días en estos sitios. El objetivo de la medida, según el presidente de la Xunta electo, tiene como objetivo el "diagnóstico precoz" y estar "preparados para detectar con carácter rápido" a las personas que estén infectadas. La norma entrará en vigor la próxima semana, cuando se publique el listado de lugares de riesgo con datos "objetivos", y afectará también a los gallegos que visiten y regresen a Galicia desde estos puntos con una alta incidencia de casos de coronavirus.

El positivo de una persona que acudió a una fiesta privada en un barco en la Ría de Vigo ha obligado a aislar a una veintena de asistentes al evento, según han confirmado fuentes sanitarias.

Las personas aisladas están en sus casas. Ya se han realizado varias pruebas PCR y de momento todas dan negativo. Todos los nuevos casos que se están dando en el área sanitaria de Vigo guardan relación con alguna fiesta o con reuniones familiares.