Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ni un alma en La Corredoria

El temor por el rebrote en el barrio ovetense se nota en calles y terrazas más que el fin de semana, dicen los vecinos

José Antonio González, a la derecha, en una terraza del barrio.

José Antonio González, a la derecha, en una terraza del barrio. MIKI LÓPEZ

"La gente está asustada", asegura Daniel García, camarero en la cafetería El Gatinor de La Corredoria. A la hora de comer, eran numerosas las mesas vacías. El local se encuentra en las inmediaciones del centro de salud del barrio ovetense en el que se ha producido un brote de covid-19 que suma ya seis infectados. "Normalmente, a estas horas, esto está lleno", aseguraba José Antonio González, uno de los pocos comensales.

El ambiente ayer en La Corredoria resultaba desértico, a pesar de que el buen tiempo animaba a disfrutar al sol. Tras sufrir el segundo rebrote de Coronavirus en Asturias, y el primero en un local hostelero, los residentes aseguran que el efecto en la zona se hacía notar ayer en mayor medida que el fin de semana, cuando salió a la luz el caso.

José Antonio González asegura que el impacto del rebrote se ha notado en una zona que "normalmente está petada de gente comiendo, pero ahora muchas cafeterías han cerrado por precaución y tal". Ante la posibilidad de que con el verano y la afluencia de visitantes se disparen los contagios, González opina que una de las medidas de prevención debería ser que "los turistas se gasten el dinero en hacerse tests para poder entrar en España".

"Es normal que haya miedo, esperemos que esto sirva de lección para no relajarnos frente al coronavirus", aseguran los vecinos de La Corredoria

Rubén Fernández López salía a esa hora del centro de salud de La Corredoria, al que acude con regularidad. "Aquí se ha notado, pero mi padre, de 65 años, no ha dejado de salir a pasear, aunque tiene mucho cuidado. Mi madre, en cambio, que tiene 70, apenas sale". Y añade que la gestión en España no ha sido la correcta: "Se ha gestionado fatal. Mi novia es polaca, y me cuenta que en Polonia tienes que entrar con justificante y estar 15 días en cuarentena. Los supermercados abrían 24 horas y se contrató a más gente. Pero aquí nada".

María Josefa Cuervo Núñez lleva 25 años viviendo en La Corredoria, aunque ella es natural de Ibias. Tiene una hija trabajando en Oxford como investigadora y otra en Toulouse. La ibiense se queja de la alarma social y explica que hay mucha diferencia entre los países europeos. "En España hay mucha alarma en general, y en Reino Unido y Francia la gente no está tan preocupada. Van sin mascarilla, y lo único que pide el gobierno es que la gente no vaya ni a Italia ni a España." Añade que "ahora hay mucha psicosis en La Corredoria, le están dando mucho bombo al tema y esto se traduce en un bloqueo al turismo en general y a los negocios locales. Que arreglen lo que tengan que arreglar y dejen ya el tema".

Compartir el artículo

stats