Un formulario web y varios contactos telefónicos para poder cribar cuanto antes el diagnósticos de los clientes que acudieron al bar La Buena Vida de Gijón entre los días 15 y 28 de julio. Este es el plan diseñado por Salud para tratar de atajar el nuevo brote declarado en la ciudad, cuyo primer caso se dio a conocer este miércoles tras el positivo de un empleado del local y que, ahora, suma un total de cuatro afectados directos. Lo concurrido del establecimiento motiva un despliegue sin precedentes hasta ahora en la región desde el inicio de la pandemia, porque si bien es similar al llamamiento de clientes que habían visitado el Urban's de Oviedo, el caso de La Buena Vida está previsto en que supere por varios miles el número de afectados.

Las indicaciones son sencillas: todo cliente del bar entre los días citados debe, de forma preferente, cumplimentar un formulario colgado ya en los portales de Astursalud y coronavirus.asturias.es. Los que no sepan o no puedan acudir a esta vía, deben llamar al 985184949, un número específico creado para este brote. Es una centralita habilitada en Gijón con personal administrativo. Otros contactos de ayuda son el 984100400 y el 900878232. En caso de un malestar grave, el contacto vuelve a ser el 112, pero el sector sanitario advierte: "Hay que recordar que si Emergencias se satura, las líneas podrían comunicar para un afectado que realmente necesita ayuda urgente". Para que el rastreo no se demore, ayer se habilitó un nuevo puesto de autocovid en la avenida de la Pecuaria, en la explanada de Marina Civil. Es una pequeña caseta modular instalada de forma urgente por Transinsa. Empezará a funcionar hoy, siempre bajo cita previa, a primera hora de la mañana. En Gijón también se mantienen los autocovid de Cabueñes y Las Mestas.

{C}

Salud llama a hacerse la prueba de coronavirus a todos los clientes que fueran a La Buena Vida del 15 al 28 de julio

Otro temor es que este brote gijonés dé lugar a nuevas "picarescas". Fuentes consultadas por este diario explican que "no se podrá controlar" que todas las personas convocadas a informar de su presencia en el local cumplan con la indicación, dejando así abierta la posibilidad de que algunos clientes, "pecando de un exceso de confianza por no presentar síntomas", sigan con su vida normal y finjan no haber pisado jamás La Buena Vida. "Si eso sucede, será un juego de azar. Es importante insistir en la importancia de que todo el mundo cumpla con las indicaciones", ruegan las mismas fuentes. Esta sospecha la dejó caer también ayer el presidente Adrián Barbón, que incidió en sus redes sociales en "la necesidad de que las personas a las que se analizan por los rastreadores digan la verdad" a los expertos.

Otro gesto de responsabilidad que resultará vital para evitar que el brote se descontrole será que los clientes "limiten al máximo" su actividad social. Incluso si dan negativo en la prueba PCR. Rafael Cofiño, director general de Salud Pública, explicó que dar negativo en estas pruebas puede crear una "falsa seguridad" porque, por los tiempos de incubación del virus -de hasta dos semanas-, "dar negativo en la prueba no quiere decir que se esté libre del desarrollo de la enfermedad". De ahí la importancia de aislarse.