03 de agosto de 2020
03.08.2020
La Nueva España
Crisis del coronavirus

Salud detecta los primeros contagios en clientes del bar del brote de Gijón

El Principado reporta 16 nuevos casos, trece de ellos ligados a focos activos l El esfuerzo para hacer pruebas PCR se redobla: 2.300 en un día

03.08.2020 | 01:00
Una sanitaria, hablando con una posible afectada por el brote de Gijón, ayer, en el autocovid de Marina Civil.

El último brote de coronavirus en Gijón, tras dar lugar al mayor barrido de pruebas diagnósticas desde el inicio de la pandemia por coronavirus, aumenta lentamente y suma los primeros clientes contagiados pero, hasta el momento, evoluciona de forma controlada. Tal y como adelantó ayer este diario, un camarero de un local de la zona de Fomento ha dado positivo en la prueba de covid-19 y lo que obligó a activar el estudio en un merendero de la zona rural por tener el afectado una vinculación directa con el negocio. Ambos locales, no obstante, pueden seguir abiertos -los casos confirmados y sospechosos están aislados en casa- y lo seguirán estando siempre que Salud no vea un riesgo de brote que obligue a a contactar con sus clientes. En ese caso se activaría un protocolo similar al de La Buena Vida: anunciar el nombre del local afectado y pedir que los clientes contacten con el sistema sanitario. La baja carga viral detectada hasta el momento y el aislamiento de los implicados hace descartar por ahora esta opción. Ayer Salud sumó al contador 16 nuevos positivos, la mayoría vinculados a focos ya conocidos, destacando el positivo de otra empleada de la residencia de Pola de Siero y el brote de Castropol, que ya suma nueve implicados.

El brote gijonés, originado por el contagio de un empleado de La Buena Vida de Gijón -el nombre de este local se dio a conocer públicamente para que todos sus usuarios se sometiesen a pruebas-, sumó ayer cuatro positivos a la lista, por lo que ya cuenta ocho, y los casos vinculados a él, como el contagiado del otro bar de Fomento o el caso en estudio del merendero, demuestran que la gran afluencia a La Buena Vida supondrá un aluvión importante de casos sospechosos. Según los dueños del local, tres de estos cuatro nuevos positivos -el cuarto es el empleado del otro pub- "tienen que ser clientes", porque ningún otro empleado ha comunicado padecer la enfermedad. El brote, de momento, se queda así: están contagiados el empleado que dio origen al foco, dos compañeros de trabajo, una clienta que había tenido relación estrecha del primer caso y, ahora, otros tres clientes.

De los otros 12 nuevos positivos declarados por Salud, nueve están relacionados con el resto de brotes activos. Siete se vinculan al brote de Castropol (ya con nueve contagiados), pero tres de ellos también se habían anunciado ya ayer. Todos ellos son personas jóvenes que presentan sintomatología leve y se encuentran en aislamiento domiciliario. Hay otro contagiado en el brote del viaje de estudiantes a Málaga y otro vinculado a la contagiada de la residencia de Pola de Siero. Los tres nuevos casos no relacionados con brotes son un infectado procedente de Barcelona y dos que estaban bajo investigación y detección precoz. Salud tramitó anteayer 2.300 pruebas PCR.

La noticia del merendero pendiente de pruebas causó un gran revuelto entre el sector hostelero gijonés porque muchos clientes cancelaron sus reservas en la zona rural ante el temor de contagiarse. Pero lo cierto es que, a fecha de hoy, el único local cuya clientela -la que acudió al establecimiento entre los días 15 y 28 de julio- debe solicitar una prueba diagnóstica es La Buena Vida. El resto, incluso aquellos que tengan a empleados pendientes del resultado de pruebas, pueden seguir abiertos porque Salud no ve riesgo de contagio.

La gran prueba de esto es que el bar de Fomento que tiene a un camarero contagiado no ha anunciado su cierre. ¿Por qué? Porque el estudio de casos se resolvió así: el afectado trabaja de miércoles a domingo, pero esta última semana no se incorporó de su descanso al enterarse de su amigo de La Buena Vida estaba contagiado. Por lo tanto, una limpieza del local y una plantilla sin vinculación estrecha con el contagiado ya sirven para que el bar siga abierto. "El virus lo contagian las personas, no los locales", recuerdan desde el negocio. El local, no obstante, no había abierto a la hora del cierre de esta edición, cerca de la medianoche. Según los dueños era por descanso, aunque no figura así en el horario comercial que anuncia en redes.

Algo similar podría suceder con el citado merendero, cuya sospecha activa se vincula directamente con este caso y, por los tanto, mantiene el mismo nivel bajo de alerta hasta nuevo aviso. Fuentes sanitarias aclaran así el conflicto: "Se están solicitando muchas pruebas y algunos casos parecen más sospechosos que otros, y claro que hay empleados de hostelería que habían sido clientes de La Buena Vida, pero también empleados de otros sectores que siguen funcionando con normalidad".

Sobre el merendero, concretaron que la única duda pendiente ayer era una cocinera del negocio que, junto a su hijo, está convocada a realizarse una PCR. Trabajaba como cocinera en un negocio de la zona rural y uno de sus hijos está contagiado. Desde su entorno aseguran que ha dado negativo en la primera prueba, aunque desde el sanitario aclaran que "sigue pendiente de resultados definitivos" por los periodos de incubación del virus. Sí parece que el aislamiento "se pudo hacer a tiempo". Ambos negocios pueden, si quieren, seguir activos, y hasta que no se aclare el alcance del foco, concluyen los sanitarios, "ir a un merendero podría tener el mismo riesgo que ir a una tienda de ropa; la clientela de un bar así es muy variada, y lo importante es llevar mascarilla y lavarse las manos con frecuencia, no intentar situar el virus en un sitio concreto y sentirse inmune en el resto de lugares".

El sector hostelero hace un llamamiento a la calma: "Lo importante es ir con cuidado"

Muchos negocios hosteleros de la zona quisieron anunciar lanzar ayer en sus redes sociales un mensaje de calma para evitar la cancelación en masa de reservas. Fueron el caso de El Chabolu, Casa Yoli, El Rinconín de Deva, El Mancu y La Curuxa, entre otros, pero es inútil hacer un listado. "Hasta que Salud diga lo contrario, y pese a que se estén haciendo rastreos y diagnósticos positivos en el sector, cualquier local hostelero abierto en Gijón es ahora mismo seguro si se actúa con responsabilidad", sentencian desde el sector sanitario, que recuerdan que "si no se hace un llamamiento a los clientes de otros bares es por algo" y que "se debería tener el mismo cuidado en cualquier tipo de negocio".

"También es cierto que la situación cambia de un día para otro; hace un par de semanas esto nos parecería increíble", concluyen. Los responsables del segundo pub de Fomento con un positivo lo explican así: "Ahora ya se puede contagiar un camarero o un transportista; lo importante es ir con cuidado".

Salud, que recibe 3.400 peticiones de pruebas, pide menos presión para el 112


El reto logístico de Salud se antoja complicado hasta dentro de al menos unas dos semanas, y hasta entonces la evolución del número de casos confirmados dictaminará si la región se enfrenta o no a una segunda ola y al temido contagio comunitario. Según anunció Salud ayer por la mañana ya habían solicitado las pruebas 3.400 clientes que aseguran estar vinculados al pub, y los dueños del local siguen insistiendo en que el número de apuntados es "muchísimo inferior" que la clientela real que recibieron. La preocupación de muchos implicados está provocando problemas en el 112, un recurso que sigue activo solo para emergencias. El Principado recuerda una vez más que cualquier llamada que no sea una verdadera emergencia evite recurrir a esta vía. En caso de que el 112 colapsase, un enfermo en estado grave podría no poder recibir asistencia médica a tiempo si todas las líneas de Emergencia están ocupadas.

Con los datos actuales, en La Buena Vida respiran de momento aliviados por haber saldado el cribado de pruebas con, al menos de momento, tres empleados contagiados. "Nos dijeron que si no hubiésemos hecho las cosas bien hubiesen salido diez o veinte", aseguran los dueños.

A ojos del sector sanitario, que se esté tomando como referencia la clientela de La Buena Vida, y al surgir ya los primeros casos confirmados o bajo sospecha vinculados a otros locales hosteleros, implica que la situación epidemiológica actual impide "situar el virus en un local concreto, mucho menos si es para que la gente se acabe sintiendo inmunes en el resto de lugares". A su juicio, el brote de Gijón de "ejemplo" para "tomar conciencia" de que hay que actuar "sin miedos desmedidos", pero "con responsabilidad".

Las autoridades sanitarias reiteran el llamamiento a la clientela que haya estado en el establecimiento de Gijón entre el 15 y el 28 de julio "para que limite la actividad social, vigile sus síntomas y respete de forma estricta las medidas de protección: lavado de manos, distancia de seguridad y uso de mascarilla". Están habilitados el número de teléfono 985184949 y el formulario web en www.astursalud.es/en/formulario-pcr, y se pide que la opción prioritaria para solicitar la prueba sea la segunda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook