06 de agosto de 2020
06.08.2020
La Nueva España

Dos familias infectadas en un cumpleaños en el área de Gijón originan el octavo brote de Asturias

Los expertos piden limitar la actividad social y advierten de que los afectados, aunque leves, pueden contagiar a personas vulnerables

06.08.2020 | 01:28
Dos familias infectadas en un cumpleaños en el área de Gijón originan el octavo brote de Asturias

Un cumpleaños en el área sanitaria de Gijón ha dado origen al octavo brote de coronavirus declarado en Asturias. Es el primero que se vincula a una celebración social -hasta ahora los brotes estaba relacionados con locales de ocio y fiestas nocturnas- y los afectados, cinco miembros de dos familias, están en aislamiento domiciliario y con síntomas, pero leves. Según aclaró Salud, el caso se cuenta como brote independiente porque, tras hacer el estudio de casos de los afectados, no se pudo vincular a ninguno con los brotes actualmente activos, aunque no descartan que -y es lo más probable- las dos familias se hubiesen contagiado por haber estado en contacto con un caso importado. Mientras no se declare oficialmente el contagio comunitario, y parece que de momento los expertos todavía creen estar a tiempo de evitarlo, los nuevos grupos de contagios deberían tener su origen en un foco exterior a la región, aunque en muchos casos sea difícil identificarlo del todo.

Según Daniel López Acuña, exdirectivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los llamamientos masivos a la clientela de bares y locales de ocio nocturno que registran algún positivo son "la mejor medida que se puede aplicar ahora mismo", pero resultará pronto insuficiente si, según él, la ciudadanía "no mantiene un actitud cautelosa". "A lo mejor todavía no ha calado del todo la importancia de no volver a las actividades colectivas. Se debe seguir insistiendo en la necesidad de mantener la distancia física, llevar mascarilla y evitar aglomeraciones. Y, sobre todo, no confiarnos. Aunque tu caso sea leve puedes contagiar a alguien más vulnerable", aclara. Que el brote se haya producido en un ámbito más privado pone de manifiesto lo que el sector sanitario llevaba ya días manifestando: que el virus está en las personas y no en los lugares.

Desde el Sindicato Médico, por su parte, advierten del "exceso de confianza" que se pueden producir en estas fechas entre familiares de distintas comunidades que se reúnen tras meses sin verse. "Pasa también con familias de la misma ciudad, pero surge más la necesidad de reunirse si algún miembro lleva tiempo sin ver a los suyos. Hay que concienciarse de que cualquier reunión que incluya a personas fuera de tu círculo más estrecho y familiar, tiene cierto riesgo", explica, y añade: "Hay que normalizar llevar también la mascarilla con gente que aprecias, no solo con desconocidos".

Al tratarse como brote independiente, Salud no ha visto ninguna vinculación con el otro brote activo en la ciudad, el de La Buena Vida, que suma hasta ahora 21 casos, ni con ningún otro foco activo de la región como los de Castropol o Llanes. Sí se supone que al menos uno de los participantes del cumpleaños podría venir de fuera de la región o, al menos, haber sido primero contagiado por alguien de otra comunidad. Al estar todos los afectados y contactos estrechos controlados y en casa, este octavo brote de coronavirus en Asturias no preocupa a nivel epidemiológico, ya que el riesgo de propagación es mucho menor que en bares y discotecas. No se teme por la salud de ningún infectado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook