Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La queja sindical no cede: "Llegan tarde, el inicio del curso pinta mal"

La impresión de que la reacción del Principado llega tarde y por detrás de las circunstancias recorre algunas de las visiones sindicales sobre las medidas anunciadas ayer para actualizar la vuelta al cole a la evolución de la pandemia, que no aplacan la queja recurrente de la representación de los docentes. Los test a los profesores y las mascarillas en el aula "son dos exigencias de ANPE que la Consejería se negó a aplicar en la resolución del 31 de julio", resalta Gumersindo Rodríguez, presidente de la organización en Asturias, que reacciona a la petición de calma con la sensación de que "lo que aporta tranquilidad son las certezas relacionadas con nuestra exigencia de instrucciones claras y precisas y de no pasar la patata caliente a los equipos directivos". Rodríguez da por hecho y lamenta que "la Consejería no tiene plan B" para prevenir unos rebrotes que él ve más que probables "con las aulas masificadas" por unas ratios cuya rebaja sigue considerando insuficiente.

Las advertencias desoídas "desde marzo" resuenan también en los oídos de Maximina Fernández Otero (UGT), que vuelve a pedir la "reducción del número de alumnos por aula" y añade que la alternativa de la solución mixta, presencial y telemática, "está sin organizar". Opina que los test "deberían hacerse a todo el personal" y persevera en que "no se han buscado soluciones y se ha ninguneado a los sindicatos". "El principio de curso pinta mal" y se avecina "un inicio caótico" para el que no se descarta "ninguna acción", dice mirando a Madrid, donde se prepara una huelga de profesores.

Suatea se mantiene "a la expectativa", asumiendo el riesgo de que "la conflictividad se extienda si no se acierta en las medidas". Los test masivos y las mascarillas, observa Tino Brugos, responden a "la buena voluntad, pero no resuelven el problema". Vienen a ser aquello a lo que les empujan las circunstancias, además de un indicio de los "riesgos" que ocultaba "el protocolo que presentaron" y en último término de su propio "fracaso". Por los contagios, sí, pero también porque sin bajar la ocupación de las aulas, y sin la inversión en profesorado que eso lleva consigo, los contagios son "inevitables".

Borja Llorente (CCOO) incide en la demanda de más profesores y grupos más reducidos, entiende que el Principado "improvisa y se descuelga con propuestas de dudosa eficacia que apenas cuestan dinero. Contratar profesorado sí, y es una medida efectiva, pero a eso se niegan", lamenta.

Compartir el artículo

stats