04 de septiembre de 2020
04.09.2020
La Nueva España

La Mesa de Turismo, contra la alerta naranja: "Es inapropiada, sin sentido"

La ocupación del verano, "satisfactoria", pero las entidades critican "la demonización" del sector: "No es culpable de los rebrotes del virus"

03.09.2020 | 23:39
La Mesa de Turismo, contra la alerta naranja: "Es inapropiada, sin sentido"

La Mesa de Turismo de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) hizo ayer un balance positivo del verano más extraño de la historia, y ello a pesar de las sombras, como el hundimiento del ocio nocturno, una alerta naranja en el Oriente "inapropiada, sin sentido" -en palabras de la portavoz de la Mesa, Ana Soberón, del Clúster de Turismo Rural- y la "demonización" de un sector que ha hecho los deberes: "El turismo no es culpable de los rebrotes".

Los datos de julio y agosto no han podido ser más "satisfactorios", según Soberón. Asturias ha sido líder del turismo rural. La ocupación en julio fue del 75 por ciento; en agosto, de entre el 90 y el 95 por ciento. Tres cuartas partes de los establecimientos mantuvieron los precios. La rentabilidad, similar al año pasado. La estancia media de los turistas fue de cuatro días, el doble que el año pasado.

"Este verano hemos tenido más asturianos. El resto, como otros años: han venido de Madrid, País vasco, Cataluña, Andalucía y Castilla y León", indicó Soberón. Ha habido menos antelación a la hora de hacer reservas, y los turistas han hecho menos actividades, se quedaron más en los alojamientos. Soberón se solidarizó con los más perjudicados del sector: los guías turísticos, las agencias de viaje o el ocio nocturno, que "han tenido el peor verano de la historia".

Y denunció la "demonización del sector turístico, que se ha demostrado, tras un verano de récord, que ha hecho los deberes. Nosotros sí cumplimos los protocolos y las medidas de seguridad. No ha cerrado ni un solo establecimiento turístico, y los de hostelería que han tenido algún problema ha sido por cuestiones de la vida personal de algún trabajador".

La demonización, añadió, vino impulsada "por los ciudadanos locales y la propia administración". Y llamaron la atención sobre algunas circunstancias poco entendibles: "Se cerró el ocio nocturno, pero se permitieron los botellones". "El 95 por ciento de los turistas cumplió con las normas y se marchó contento con las medidas, mejores que en otras regiones del norte", añadió Soberón. La portavoz indicó que "muchas veces culpamos a los turistas de acciones atribuibles a excursionistas, a los propios asturianos".

Ha sido un buen verano, pero "no compensó lo que no se vendió de marzo a junio, que supone el 30 por ciento de la facturación". La previsión para el otoño no es buena, pero tampoco lo era para el verano, que luego fue bueno. "Todo dependerá de la evolución epidemiológica. Si cierra Madrid, nos veremos afectados", dijo.

También se mostró crítica con la alerta naranja en el Oriente. "Nos ha hecho un flaco favor, no le vemos sentido. Es inapropiada. Ni la entendemos ni la compartimos", indicó, rotunda. Saúl Pascual, de la Asociación de Empresarios de Picos de Europa (Incatur), añadió que "las cancelaciones para septiembre legan al 60 por ciento y la gente ha dejado de consultar". Íñigo Fernández, de la Asociación de Agencias de Viajes (OTAVA), que se incorporará en breve a la Mesa, describió la dura situación del sector: "Hemos estado cerrados por decreto hasta el 21 de junio. Teníamos eventos, congresos, viajes de estudios, despedidas de soltero... Ha sido un año en blanco. Hay un riesgo palpable de cierre. Octubre va a ser muy duro", indicó el presidente de OTAVA. Y David Estévez, de la Asociación de Guías Turísticos, habló del "peor verano de nuestras vidas". "El 80 por ciento de los guías están relacionados con tour operadores y agencias de viaje, con el turismo de negocios y de congresos", que se ha hundido. Además, han tenido que enfrentarse con los "free-tour, que nos han hecho mucho daño".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído