15 de septiembre de 2020
15.09.2020
La Nueva España

La Escuela de Minas llena sus espacios al acoger a los estudiantes de Ciencias

l El traslado permite garantizar la distancia entre alumnos y la ventilación l Los estudiantes, tras dar clase en el salón de actos: "Se hace raro"

15.09.2020 | 00:57
Francisco Blanco, Santos González y José Manuel Noriega, en el salón de actos de la Escuela de Minas.

La Escuela de Ingeniería de Minas ha visto reducido su número de alumnos, de forma que le basta con una de sus tres plantas para acogerlos. Por eso, cuando el rectorado pidió a los centros que facilitasen una lista de los espacios que podían ceder, el director de la Escuela, Francisco Blanco, ofreció unos cuantos, en los que ayer iniciaron el curso los alumnos del Ciencias, cuya Facultad presenta espacios pequeños poco propicios para estos tiempos de coronavirus.

La Escuela de Minas, un edificio funcionalista de 1959 -se cumplen sesenta años de su primer curso- tiene la ventaja de sus techos altos y grandes ventanales que, como señala su director, facilitan la ventilación. En el amplio salón de actos de la Escuela -"antiguo, pero grande", resalta Blanco- estrenaron el curso los alumnos de 1º de Matemáticas, todos con mascarilla y guardando una gran separación. "En todas las aulas hay gel hidroalcohólico y antes de entrar deben pasar por un medidor de temperatura", explica Blanco. En el Aula Luis Fernández Velasco, con menos espacio, iniciaron sus clases los de 2º de Matemáticas.

El decano de Ciencias, José Manuel Noriega, estuvo muy atareado supervisando el inicio de las clases. "En Ciencias no hay espacio para las clases grandes. Se pensó en el campus de Mieres primero, pero ante la oferta del rectorado y la Escuela decidimos que era mejor. En principio será por este semestre, pero si la situación empeore pasaremos a impartir online", indicó. De hecho, el seguimiento de las prácticas de laboratorio ya es telemático. También en Minas pudo verse al vicedecano, el físico Luigi Toffolatti, que además es el coordinador covid. En Minas hay una sala de aislamiento para los estudiantes que se sientan mal.

Los alumnos se mostraban un poco abrumados. "Se hace un poco raro el salón de actos, estamos acostumbradas a pupitres", explicaron Yaiza Martínez y Clara Megido, tras asistir a la clase de Santos González, el primer decano de Ciencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook