Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón reclama a Hacienda más libertad de gasto, igual que autorizó a los concejos

El Principado considera "imposible" cuadrar un presupuesto para 2021 con la norma actual ante el "gran impacto" económico de la pandemia

Adrián Barbón

Adrián Barbón Irma Collín

La decisión del Ministerio de Hacienda de flexibilizar los corsés de gasto de los ayuntamientos, pese a que su plan inicial para liberar los remanentes pasados fracasase en el Congreso de los Diputados, abre una ventana a los gobiernos regionales, asfixiados en la elaboración de sus presupuestos de cara al próximo año. Las cuentas no salen.

Un presupuesto es complejo, pero parte de una trivial operación aritmética: cuánto ingresa una administración y cuánto espera gastar. Ambas cifras deben coincidir. Pero la pandemia del covid-19 ha hecho saltar las matemáticas: los ingresos de las administraciones se han desplomado, al descender la actividad económica y por las decisiones para aplazar o suspender el cobro de algunos tributos. Sin embargo, los gastos, en especial los sanitarios, o las ayudas a una actividad económica en la UCI, se han disparado.

El presidente asturiano, Adrián Barbón, defenderá ante el Gobierno español la necesidad de una mayor flexibilidad de las reglas fiscales para que las comunidades autónomas puedan afrontar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus. El objetivo es que el Ministerio de Hacienda permita a los gobiernos regionales elevar el límite de déficit y de endeudamiento, pues en caso contrario resultará muy difícil, si no imposible, elaborar los Presupuestos autonómicos de 2021, dado el importante aumento del gasto y la notable disminución de los ingresos.

En definitiva, se trata de que Hacienda relaje los tres nudos que encorsetan al Ejecutivo: déficit, deuda y gasto. Soltar uno de ellos de nada sirve, ya que elevar la capacidad de endeudarse tiene que llevar pareja una mayor capacidad de inversión, resaltan en el Ejecutivo regional.

La posición del Gobierno del Principado, que el Ejecutivo expondrá a través de la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba, en la próxima reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, es clara: para afrontar los próximos meses existen dos posibilidades o que el Estado dote de más recursos extraordinarios a las comunidades autónomas o que se flexibilicen los objetivos de estabilidad presupuestaria. ¿Hasta dónde deben flexibilizarse el límite de déficit, la regla de gasto y la capacidad de endeudamiento? Las fuentes de Hacienda consultadas reconocieron que resulta imposible precisarlo, porque es muy difícil estimar el impacto económico que tendrá el año que viene la pandemia, "de hecho ni siquiera se puede precisar ahora mismo para este año, pues se trata de un gasto vivo que varía en cada momento", añadieron.

Sí tiene claro el Gobierno asturiano que el "gran impacto" de la pandemia llegará en 2021, por ejemplo, en materia educativa, pues afectará a dos trimestres, y no a uno como este año. Pero "tampoco sabemos cómo va a evolucionar" la pandemia, y en consecuencia el gasto y los ingresos públicos", admitieron las fuentes gubernamentales consultadas.

Lo que sí tiene claro el Ejecutivo de Adrián Barbón es que 2021 será "un ejercicio muy complicado" y que Consejo de Política Fiscal debe apostar por dotar de "mayor capacidad presupuestaria" a las comunidades autónomas, ya que mantener el 0 por ciento, luego elevado al 0,2 por ciento, como límite de déficit haría "imposible" aprobar los Presupuestos del próximo ejercicio. La reclamación del Principado, en todo caso, no es nueva, pues ya la anterior consejera de Hacienda del Principado y actual portavoz del Grupo Socialista en la Junta, Dolores Carcedo, reivindicó flexibilizar la regla de gasto.

Resta por saber qué diría la Unión Europea ante esa posible flexibilización de los objetivos de estabilidad presupuestaria, que ella misma impone a los estados miembros. Al final, "todo depende del margen de maniobra que el Estado conceda a las comunidades autónomas, que a su vez depende del que dé Europa a los estados", señalaron las fuentes consultadas en Hacienda, que dan por hecho que "todos" los gobiernos regionales reclamarán "lo mismo que Asturias", lo que augura una "posición común".

Compartir el artículo

stats