El colegio Montedeva de Gijón será el primer centro educativo asturiano en intentar matar al "bicho" (al covid) con una tecnología avalada por la NASA. Se trata de un dispositivo que "va más allá" de la purificación del aire y que emite micropartículas de superóxidos -fundamentalmente, peróxido de hidrógeno- capaces de eliminar cualquier tipo de virus, incluso en superficies. La empresa ActiveAstur, cuyo gerente, Alfredo Martínez, es padre de un alumno del colegio gijonés, instaló ayer un equipo en el comedor. "Con esto vamos a reducir muchísimo el riesgo de contagio; no solo de covid sino de gripe. El comedor es un sitio idóneo para ponerlo porque aquí los niños están sin mascarilla", explicó Martínez, que sobre todo recibe pedidos de clínicas y geriátricos.

Para el Montedeva, esta tecnología supone un "complemento idóneo" a las medidas impuestas por las autoridades sanitarias. "Ahora con el covid nos llegan tantas cosas que lo cogemos todo con pinzas. Pero al ser una tecnología que viene avalada por la NASA, confiamos en ella", comentó el director, Miguel Marcos. Y es que los inicios de esta tecnología se remontan a los años 90 para eliminar el etileno en la NASA. "En la Agencia Espacial no solo vieron que la máquina eliminaba el etileno, sino otro tipo de compuestos tanto en el aire como en superficie. Y ahí está la diferencia: hoy en día hay muchos medios para combatir el covid, pero la mayoría son pasivos. Es decir, si me llega la bacteria, acabo con ella, pero si está en el pomo de la puerta, no", detalló Alfredo Martínez. Su empresa ha cedido dos dispositivos, que, funcionando 24 horas al día, matan virus en una superficie de 200 m2.