20 de septiembre de 2020
20.09.2020
La Nueva España

Un total de 364 menores recibieron el amparo del Principado el año pasado

La mayoría de los expedientes corresponde a jóvenes de entre 15 y 17 años

20.09.2020 | 12:55
Un total de 364 menores recibieron el amparo del Principado el año pasado

Un total de 364 menores recibieron el año pasado la protección de la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar, después de que el Instituto Asturiano para la Atención Integral a la Infancia y a las Familias recibiera 614 notificaciones en 2019 sobre presuntas situaciones de desamparo de niños y niñas, según consta en la memoria anual de este organismo.

El 27,69 por ciento de los expedientes afectan a menores de 15 a 17 años. Además, 102 residían en Gijón, 62 en Oviedo y 54 habían llegado de otros países.

Tras investigar todas las notificaciones recogidas, se constató que 364 de los casos exigían la aplicación de medidas protectoras, una cifra similar a la de ejercicios anteriores, pero en progresivo ascenso desde 2015.

El 60% de las comunicaciones que concluyeron con la apertura de un expediente de protección fueron notificadas al Principado por los servicios sociales municipales (115) y, en segundo término, por la Guardia Civil o la Policía Nacional (103).

Según explica la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar, la razón principal por la que se justifica que un menor puede estar en situación de desprotección infantil responde a alguna negligencia, seguida de la incapacidad parental de control de la conducta del niño o niña. Se trata de dos tipologías bien definidas por la literatura científica, que se caracterizan por relacionarse inversamente con la edad: la negligencia es más grave en las primeras etapas de la vida y va perdiendo intensidad en la adolescencia, a medida que chicos y chicas aumentan su capacidad de autoprotección; por el contrario, la incapacidad parental para el control de la conducta se va acrecentando con la edad.

"Los niños y niñas de Asturias que sufren desprotección contarán siempre con el apoyo del Principado, que estudia todos los casos que se notifican y aplica las medidas oportunas, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada caso y las necesidades de cada menor. La infancia y las personas mayores son colectivos vulnerables, por eso nunca bajamos la guardia con ellos", señala la consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook