Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alerta naranja de Laviana reduce los ingresos de hostelería y comercio un 80%

La asociación de autónomos del concejo advierte del riesgo de cierre de negocios l Cuatro de las 400 pruebas PCR del sábado dieron positivo

Terrazas vacías en la plaza del Ayuntamiento lavianés, ayer.

Terrazas vacías en la plaza del Ayuntamiento lavianés, ayer. L. M. D.

La declaración de alerta naranja en Laviana tiene como objetivo reducir la incidencia del coronavirus en el concejo. Pero también afecta a la economía local, que depende principalmente del pequeño comercio y la hostelería. Desde el jueves, cuando se concretó la existencia de un brote, y tras la declaración final de la alerta el viernes, los ingresos en estos negocios han caído "en un 80 por ciento, aproximadamente", tal y como afirmaron ayer desde la Asociación de Autónomos de Laviana (Aulav). "Por salud la alerta puede ser necesaria, nadie lo pone en duda. Pero una vez declarada, hay que explicar y determinar qué significa para nosotros. Esto puede suponer el cierre de muchos compañeros", afirmó Rocío Estepa, presidenta del colectivo.

A causa del brote detectado en Laviana, y que afecta, según las últimas cifras oficiales, a 32 personas, Salud decidió realizar pruebas PCR a todos los jóvenes de entre 13 y 18 años del concejo, el grupo más afectado por los contagios. El sábado se realizaron 402 test, de los cuales 4 dieron positivo. El Servicio de Vigilancia Epidemiológica analiza ahora "si tienen vinculación con el brote" declarado en el municipio. Durante el día de ayer se realizaron pruebas a otros 120 jóvenes, hasta llegar a 522 inscritos. El resto -hay unas 700 personas en este tramo de edad en Laviana- se llevarán a cabo en los próximos días, si así lo solicitan, en el centro de salud de la capital del concejo o en el autocovid instalado en el Hospital Valle del Nalón en Langreo.

Con la alerta naranja, las calles y terrazas de Laviana están vacías. Una situación que recuerda al estado de alarma a nivel nacional. Supone, según el presidente del Principado y vecino del concejo, Adrián Barbón, un "toque de atención". Si no se mejoran las cifras de contagios en dos semanas, la amenaza de un confinamiento selectivo está ahí. La declaración no especifica medidas coercitivas concretas. Los más perjudicados "somos los negocios", según Aulav. "Este gasto lo asumimos en exclusiva los autónomos. La alerta naranja provoca miedo, la gente no sale, no hay ni gatos por la calle". El colectivo supone más del 50 por ciento del empleo existente en Laviana. Con esta situación las ventas "caen en picado". La facturación "desde el jueves, cuando se habló de brote, hasta hoy (por ayer, domingo) bajó aproximadamente un 80 por ciento. ¿Quién va a asumir todas estas pérdidas? ¿Lo vamos a asumir en exclusiva los autónomos? ¿Va a haber algún tipo de ayuda fiscal?", expuso Rocío Estepa. "Por salud", añadió, "la alerta puede ser necesaria", pero advierte del riesgo de cierres por el cúmulo de circunstancias ocurridas desde marzo con la pandemia.

A corto plazo, hay establecimientos que cerrarán unos días o darán vacaciones a la plantilla. "Volvemos a aplicar la venta a domicilio, potenciar las redes sociales... Hay que mantener los negocios activos", apuntan comerciantes y hosteleros, que piden "no ser injustos" con los jóvenes del concejo.

Otro planteamiento que hace Aulav es el de hablar con los colectivos empresariales de otros territorios que sufrieron la alerta naranja, para ver si pueden reivindicar medidas de estímulo de forma conjunta. "Tomar decisiones políticas está muy bien, y hay que hacerlo, pero el coste de esas decisiones no lo podemos pagar unilateralmente los autónomos".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats