Nervios, reencuentros con amigos, nuevos profesores... Asturias afronta su vuelta al cole. Un total de 63.929 alumnos de Infantil y Primaria comienzan hoy el nuevo curso escolar, que estará marcado por el uso de la mascarilla a partir de los 6 años, la desinfección de todo y a todas horas, y la formación de clases burbuja o de convivencia para reducir al mínimo el número de contactos en un centro.

Relacionadas

Por primera vez, los escolares no podrán jugar con niños de otras clases durante el recreo; solo podrán interaccionar -eso sí, sin necesidad de guardar distancias- con los compañeros de su misma aula. "Con la mascarilla no vamos a poder correr", señalaba Yerai Fernández del C.P. San Lazaro Escuelas Blancas antes de entrar en el recinto. Y es que la mascarilla se ha convertido en el tema de conversación de los pequeños en este primer día de curso. "Lo mejor es volver a ver a los compañeros. Lo peor, no poder abrazarlos y la mascarilla que me asfixia", apuntaba Xana Fernández. De hecho, aunque la mascarilla solo es obligatoria a partir de los seis años, muchos niños menores de esa edad han acudido a este primer día de clase ataviados con ella, como medida de precaución

La jornada se ha desarrollado con completa normalidad en los centros asturianos y sin incidencias En los patios de los centros estaba todo perfectamente organizado. Ni juegos, ni balones, ni abrazos. Todos los pequeños en fila, guardando la distancia y esperando las instrucciones de sus profesores para acceder al interior. En algunos centros de Oviedo, como las Dominicas, agentes de la policía local han vigilado que no se formase aglomeraciones y que los niños pudieran acceder correctamente al edificio.

"Nos preocupa que los niños asimilen las nuevas prácticas"

Los colegios asturianos afrontan con lógica "preocupación" el inicio hoy del nuevo curso escolar en plena segunda ola de la pandemia. "Es un reto y una responsabilidad", afirman los directores, que critican "los constante cambios" de organización de la Consejería de Educación. Aun así, "estamos preparados", insisten; "el curso saldrá gracias al enorme esfuerzo de los equipos directivos y de todo el profesorado.

"Estos días nos preocupa que los niños asimilen las nuevas prácticas. Hemos hechos muchos cambios aquí hemos asignado un baño a cada grupo por ejemplo. Hoy ni padres ni maestros hemos dormido pensando en cómo iba a ir todo. Ver las vallas en el patio ha sido un impacto para ellos. Estas semanas también vamos a dedicar tiempo para familiarizarnos con las nuevas tecnologías por si acaso hubiera que dar un paso atrás", declaraba director C.P. San Lazaro Escuelas Blancas, Lucas Álvarez.

{C}

Música para amenizar la espera

A diferencia de otros años, los padres han tenido que dejar a sus hijos en la puerta de entrada del centro escolar y guardar la distancia de seguridad. A continuación, una profesora ha ido a recoger a cada uno de los pequeños.

En el colegio Santo Ángel de Oviedo quisieron amenizar las largas colas que se habían formado poniendo música a través de los altavoces. Los padres han celebrado esta vuelta al colegio, aunque muchos no han dudado en expresar su "miedo" por la situación actual. "Yo tenía muchas ganas de que empezara porqué trabajo y es muy complicado conciliar, pero tenemos miedo. El whatsapp de padres no para", reconocía María Jesús García tras dejar a sus hijos en el colegio.

El concejal de Educación del ayuntamiento de Oviedo, José Luis Costillas, ha destacado esta mañana la "normalidad" en el inicio del curso escolar en los colegios del municipio. Costillas aseguró que "no ha habido ninguna incidencia destacada" y aplaudió el trabajo de los técnicos de su concejalía, así como de la edil delegada, Yolanda Vidal, y del responsable de patrimonio, Luis Pacho. El responsable de educación reconoció el esfuerzo que ha supuesto poner en marcha los comedores escolares y agradeció la colaboración de la Policía local en estas primeras horas del curso

Vuelve la jornada reducida a algunos centros tras un nuevo cambio de Educación

Muchos colegios informaron ayer a las familias de que la jornada reducida se aplicará finalmente este mes. El motivo: una vez más, el cambio de criterio de la Consejería de Educación, lo que ha indignado a los padres de alumnos. El departamento de Carmen Suárez había decidido en un principio que todos los centros empezasen a pleno rendimiento y sin el recorte horario que todos los años se aplica en septiembre y en junio. Con esa decisión, quería compensar el retraso de 8 días lectivos en la vuelta a las aulas.

Sin embargo, esta medida ocasionaba problemas en el transporte escolar -las empresas tenían dificultades para cuadrar las líneas- y obligaba a los niños a comer muy tarde en sus casas al no funcionar el servicio de comedor hasta octubre. La Dirección General de Planificación e Infraestructuras Educativas envió el viernes un email a los directores anunciando el cambio: "(...) En aquellos centros que de forma habitual su comedor escolar entra en funcionamiento el 1 de octubre de cada curso escolar, podrán reducir su horario. Es decir, establecer el horario habitual de cursos anteriores en septiembre y junio, de tal forma que el horario lectivo sea compatible con el servicio de transporte". No obstante, no todos los centros lo aplicarán.