27 de septiembre de 2020
27.09.2020
La Nueva España

La recuperación del oricio se estanca, lo que obliga a prorrogar la veda indefinidamente

Un estudio de la Universidad indica que, pese a las repoblaciones, las densidades y tallas no permiten aún la explotación del erizo de mar

26.09.2020 | 23:46
La recuperación del oricio se estanca, lo que obliga a prorrogar la veda indefinidamente

El Principado ha decidido prorrogar la veda del oricio de forma indefinida hasta que se constate la recuperación de la especie. La resolución, que se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial del Principado (Bopa), se basa en evidencias científicas apoyadas en los resultados de los muestreos realizados y en un estudio de la Universidad de Oviedo. Y es que la población del erizo de mar está estancada y ni las densidades, ni las tallas, permiten su explotación.

La extracción de equinodermos se vedó en 2016 y el Centro de Experimentación Pesquera (CEP) de Castropol diseñó un plan de repoblación y muestreos en distintos puntos para conocer la evolución de la especie. Además, el Principado, en colaboración con la Universidad de Oviedo, monitoriza el asentamiento de los ejemplares repoblados.

En virtud de un convenio con la institución académica, desde el departamento de Biología de Organismos y Sistemas, se ha elaborado un "Estudio y monitorización del estado de las poblaciones de erizo de mar", que constata que las densidades y las distribuciones de talla permanecen estancadas y no permiten todavía la explotación de este recurso, aunque sí se ha notado cierta mejoría en algunas poblaciones.

El informe plantea que las claves del declive de la especie radican en los efectos que por separado tienen los factores ambientales y la extracción. Así, a la explotación del recurso se suman los cambios producidos en la costa asturiana en los últimos años, particularmente los de las comunidades de microalgas, que constituyen la base de la alimentación de los erizos de mar.

Las primeras acciones para la recuperación del oricio se remontan a 2009, cuando se inicia la reintroducción de ejemplares. Desde entonces, se ha triplicado el número de ejemplares soltados anualmente, al pasar de los 5.700 de 2009 a los 19.000 de este año. En total, se han reintroducido 135.720 juveniles en Castropol, Tapia de Casariego, Valdés y Cudillero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook