La vuelta a las aulas en Asturias culmina hoy con la incorporación de 54.100 estudiantes de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional. Igual que ocurrió el martes pasado con el inicio de la vuelta a la actividad en los colegios, alumnos y padres han tomado hoy las entradas de los institutos para dar comienzo a un incio de curso marcado por la pandemia y las nuevas normas de seguridad e higiene para tratar de mantener a raya los contagios de coronavirus.

En Laviana, que se encuentra en alerta naranja por la alta incidencia del virus, las clases se han retrasado hasta el miércoles para realizar una nueva tanda de pruebas PCR a los adolescentes de la localidad con el fin de comprobar que los contagios se mantienen controlados en el concejo.

"Nervios" e "ilusión" por el nuevo curso

"Nervios" e "ilusión" por el nuevo curso"Estoy algo nervioso por el nuevo curso. Cambio de ciclo y de edificio, y claro, es todo nuevo. Lo de la mascarilla, el gel y la distancia me preocupa menos. Ya estoy acostumbrado". Yoel Moen, de 12 años, comenzó esta mañana 1º de la ESO en el IES de La Ería, en Oviedo. Acudió al centro con su madre, Ana Suárez, unos minutos antes de las 8.30 horas. Esa era la franja horaria que le correspondía a su grupo, el B. Tres cursos de primero entraban a esa hora y otros tres a las 9.15. La dirección del centro ha pautado así las entradas y las salidas para evitar aglomeraciones. Los alumnos de 1º y 2º de la ESO, y de 2º de Bachillerato estudiarán de forma presencial, mientras que los de 3º y 4º de la ESO y 1º de Bachillerato lo harán de forma mixta; unos días en el propio centro y otros a distancia, es decir, de manera semipresencial.

La prueba de fuego -el primer día de clase- ha salido bien. Los chavales respetan las filas, caminan por la derecha, entran y salen por ordenadamente y no dejan un espacio de separación entre sí. Los padres también. Se quedan en la valla mirando en la distancia como sus hijos hacen fila. Especialmente los del primer curso, de tan solo 12 años y que hace unos meses iban al colegio.

"Consideramos que la presencialidad en 2º de Bachillerato es muy importante, por eso hemos establecido que esos alumnos acudan a clase. Habilitamos el gimnasio y la biblioteca para esos grupos", ha explicado esta mañana la directora del IES La Ería, Emma Álvarez, una vez que todos los alumnos habían entrado en el inmueble.

El centro tiene 1.000 alumnos, de los que 800 son de la ESO y Bachiller, y el resto de ciclos formativos a distancia. Para la directora, el profesorado tiene una doble misión; la puramente educativa y la de "acompañar al alumno" facilitando la conciliación a las familias. Consciente de la alerta sanitaria por coronavirus, ha tomado todas las medidas a su alcance para evitar contagios o su propagación, Por ejemplo, una sala de aislamiento. "Si tenemos casos de covid-19 estamos preparados para ello, tenemos una sala específica, la sala covid, para aislar a quien presente síntomas", ha explicado la directora esta mañana antes de añadir que es importante que los padres no envíen a sus hijos a clase en caso de presentar síntomas.

En Gijón, los chavales empiezan el curso "sin miedo" pero con la incertidumbre por cómo evolucionará. "La semipresencialidad está bien, así se evitarán contagios ", razona Sara Balsa, alumna de tercero de la ESO del IES Jovellanos.

En este centro, 850 alumnos han iniciado esta mañana el curso con una modificación en los horarios. Tal y como explica Juan Carlos Ayllón, los alumnos de la ESO entran a las nueve de la mañana y los de Bachillerato a las ocho y cuarto, con diferencia también en las salidas.

Hoy no hay recreo, porque "estamos en instrucciones" y más o menos la mitad de los alumnos acudirán de forma presencial: primero y segundo de la ESO y segundo de Bachiller.

En Avilés, la vuelta a las aulas también se ha desarrollado sin incidencias. En el I.E.S. de La Magdalena su director, Oswaldo López, tiene claro que cumplir con las medidas de higiene y el distanciamiento social serán fundamentales para el buen funcionamiento del curso. "Las distancias de seguridad van a ser una guerra permanente", asegura.

En Ribadesella están "ilusionados" con la vuelta a clase. Tras una "entrada ordenada y escalonada", los 250 alumnos del IES Avelina Cerra entraban a partir de las 8:15 de la mañana a sus respectivas aulas por cuatro entradas distintas en las que les midieron la temperatura.

La directora del centro, María Dorronsoro, alabó la actitud del alumnado que "aunque estaba previsto ellos, mismos fueron escalonándose al llegar hasta un cuarto de hora antes" para hacer del primer día de clase una jornada en la que "todo ha funcionado muy bien".

Polémica por el máster de Secundaria

Polémica por el máster de SecundariaLa polémica con el nuevo curso escolar ha llegado también a la esfera universitaria. La decisión del Ministerio de Educación de no exigir a los profesores interinos el máster de Secundaria, durante este curso, les parece a los decanos universitarios "una agresión directa a la profesión docente" e instan a que se dé marcha atrás.