05 de octubre de 2020
05.10.2020
La Nueva España

Los últimos coletazos de la borrasca "Álex" causan numerosas incidencias

El paseo de la playa de Luarca amanece cubierto de ocle y un centro social de Gijón se inunda a causa de los chaparrones

05.10.2020 | 01:09

Los últimos coletazos de la borrasca "Álex", la que trajo de golpe el invierno a Asturias, provocaron ayer pequeños daños por toda la región. Inundaciones, argayos y caídas de árboles se repitieron por varios concejos. La incidencia más llamativa se registró en Luarca, donde el paseo de la playa amaneció lleno de ocle como consecuencia del temporal de mar. Después de las olas registradas el pasado sábado de más de 12 metros de altura, ayer el Cantábrico anduvo más calmado. Según datos de Puertos del Estado, la ola más grande se detectó en la boya de Gijón, a unos 13 kilómetros de la costa, y fue de 6,08 a las nueve de la mañana.

En Gijón, el temporal "Álex" afectó especialmente a la zona rural, donde se contabilizaron durante todo el fin de semana numerosas inundaciones. Especialmente llamativa fue la que tuvo lugar en Monteana, donde se llegó a inundar el centro social de la parroquia. La planta baja quedó anegada hasta tal punto que la asociación vecinal tuvo que contratar a una cuba para que desalojase todo el agua. La sala anegada se utiliza como gimnasio, por lo que la asociación vecinal está a la espera de contabilizar las pérdidas en las distintas máquinas: bicicletas, cintas o incluso pesas.

También en esa misma parroquia, un coche quedó atascado en un tramo de la carretera general a causa del agua y tuvo que sacarlo una grúa. Se trata de un punto concreto en el que, según denuncian los vecinos de la parroquia, "siempre que llueve se inunda y algún coche queda atrapado". El arreglo de esa vaguada es una antigua petición vecinal que el Consistorio sigue sin atender, según critican.

En Valdés también hubo desperfectos. Su alcalde, Óscar Pérez, señala que a lo largo del territorio se produjeron caídas de ramas y hubo unas 40 averías eléctricas. Además, la fuerza del oleaje dejó el paseo de la playa de Luarca lleno de ocle, en grandes cantidades. El regidor calcula que la resolución total de todos los problemas que ha dejado el temporal en el concejo llevará unas dos semanas de trabajo.

En Villaviciosa hubo varias incidencias en carreteras, así como inundaciones puntuales, argayos -como el de Tazones-, hundimientos y caída de árboles. El suceso más reseñable fue precisamente la caída de un árbol en La Vega (Castillo de La Marina), que provocó daños en el camino y también afectó a una línea de telefonía.

Las temperaturas se suavizaron ayer, tras registrarse el viernes valores negativos en Pajares y llegar la nieve a los Picos de Europa. La temperatura máxima de la jornada fue de 17,3 grados en Castropol, mientras que la mínima fue de 2,8 nuevamente en Pajares. Las rachas de viento que trajo "Álex" se quedaron en los 90 kilómetros por hora en el Cabo Peñas, después de la cifra récord de 114 kilómetros por hora del viernes en Cabo Busto. También en el Cabo Peñas cayeron los mayores chaparrones, registrándose unos 30 litros por metro cuadrados. La inestabilidad continuará toda la semana. Hoy, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), lloverá aunque las temperaturas aumentarán hasta superar los 20 grados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído