Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 140 llamadas para lograr una cita

Un gijonés consiguió ser atendido en su centro de salud tras insistir durante tres horas sin dejar de marcar l Se niegan a tratar de urgencia en Valdesoto a un sierense con una infección de muelas porque no tenía reservada la consulta con antelación

Más de 140 llamadas para lograr una cita

Más de 140 llamadas para lograr una cita

La complicada situación que vive la atención primaria hace resentir el servicio telefónico, extremadamente saturado en algunos centros de salud, como el de Perchera-La Braña. Un gijonés tardó más de tres horas para que, tras 141 llamadas, le atendiesen al teléfono para concertar una cita para la renovación de una baja laboral, al no haber recibido llamada del mismo centro de salud. Un trámite urgente para su situación laboral. "Urgen medidas que respalden la confianza del ciudadano en la atención sanitaria, más aún si cabe, en situación de pandemia", denuncia el afectado, que agrega: "No puede ser que haya que llamar más de cien veces para ser atendido cuando precisamente quieren apostar ahora por la atención telefónica".

Otro caso de choque contra el muro telefónico de los centros de salud lo sufrió José Antonio Folgueira, vecino de Valdesoto (Siero). El lunes acudió al consultorio de atención primaria de la parroquia con una infección en la muela que se había expandido al oído, pero no fue atendido por no tener cita previa. El diagnóstico y tratamiento lo obtuvo, ya por la tarde, tras acudir al servicio de urgencias de la Pola y a un odontólogo privado. "Entiendo que la situación es la que es, pero tenía una urgencia, no es capricho, había dos médicos y no me quisieron atender", aseguraba: "Es una urgencia que se puede complicar y ser más grave y no me atienden porque no tengo hora, no lo puedo entender". El joven asegura que comenzó a llamar para pedir hora a las 08.30 horas de la mañana, sin éxito. Ante el avance de los dolores, decidió acudir en persona al consultorio de Valdesoto, adonde llegó a las 12.30 horas. Tras esperar una hora le comunicaron que no podía ser atendido por no tener cita ya que no podían acceder a su historial médico para proporcionarle receta alguna. "¿En qué cabeza cabe cuando se trata de una urgencia que puede ir a peor?", cuestiona.

Ya de tarde, acudió al centro de salud de la Pola, donde fue atendido por los servicios médicos, que le dieron un tratamiento para tratar la infección.

Compartir el artículo

stats