Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mayores, conjurados contra la gripe: "Nos da miedo vacunarnos, pero este año toca"

Primer día de pinchazos, con colas y pabellones para evitar aglomeraciones, de una campaña a la que están llamados 400.000 asturianos

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La campaña para inmunizarse ante la gripe, a la que están llamados este año unos 400.000 asturianos, arrancó ayer con colas en Oviedo, pabellones deportivos acondicionados al efecto en Gijón y alguna protesta por la tardanza en dar cita. Pero la mayor novedad fue el convencimiento generalizado de que este

"Es la herramienta que buscamos para el covid-19, y la tenemos para la gripe. Usémosla". Pía Giménez, subdirectora de organización de Servicios Sanitarios del Sespa, se mostraba ayer tajante en el inicio de la campaña en Gijón, que este año ha optado por acondicionar grandes espacios para evitar aglomeraciones. "La vacuna funciona y nos protege, vamos a usarla" animó Giménez a toda la población de riesgo.

21

Comienza la campaña de vacunación en Asturias

En Gijón, cabecera del Área V, se prevé vacunar a cerca de 74.000 personas de más de 65 años en las próximas cuatro semanas: se los está citando telefónicamente para evitar saturaciones, y las vacunas se ponen a un ritmo de 30 pacientes cada hora por enfermera, con un mínimo de dos enfermeras por cada puesto en los pabellones de Mata Jove, La Arena, La Tejerona, el centro polivalente de Pumarín Gijón Sur y el Palacio de Deportes, que se complementarán en horario de tarde con algunos centros de salud. E

En Villaviciosa y Candás también se han habilitado los pabellones del Frontón y La Bragaña, respectivamente, y en el área V se ha reforzado la plantilla de enfermeras con 30 nuevos contratos covid para la vacunación gripal. La intención, avanzó Óscar Veiras, director de Atención Sanitaria y Salud Pública del Área V, es la de llegar "al 80 por ciento de la población de riesgo", y avisan a la gente de que acudan a la hora, sin mucha antelación, para evitar colas.

Una vez atendidos los mayores de 65 años, llegará el turno a los que tienen patologías crónicas menores de 65 años, a los menores de 14, las embarazadas y los bebés prematuros de menos de seis meses de edad. La receptividad es buena, con muchos noveles. "Nunca nos habíamos vacunado, nos daba miedo la reacción, pero este año hay que hacerlo", explicaba en el Palacio de los Deportes gijonés el matrimonio compuesto por Teodoro Sevillano y Araceli Vega, desplazados desde Torrejón de Ardoz.

En el área IV, las vacunaciones se realizan en ocho centros de salud de la zona urbana de Oviedo y Pola de Siero en horario de tarde, y en el resto de equipamientos sanitarios la gente está siendo llamada para ser vacunada por las mañanas. El objetivo de la campaña se fija en torno a los 60.000 ciudadanos de un total de 80.000 en esta área sanitaria. En el día de ayer fueron varios los centros de salud que presentaron colas desde primera hora de la mañana. A los pacientes con cita para vacunarse se sumaron las personas que acudieron presencialmente a solicitar cita.

Una situación que la consejería de Salud trata de resolver mediante un sistema de citación proactiva. Cuatro equipos de administrativos se dedican las tardes del viernes y las mañanas del sábado a llamar a todos los mayores de 65 años y con enfermedades crónicas para instarles a vacunarse.

Algunos pacientes de riesgo ya recibieron su dosis días atrás en Avilés

Un total de 57.517 pacientes del área sanitaria avilesina, 22.000 más que el año pasado, están llamados este otoño a vacunarse contra la gripe: "Este año se han incluido a los hipertensos, aunque solo hayan tenido un capítulo de la enfermedad, dentro del grupo de riesgo", explica Encarnación Fernández, coordinadora de enfermería de Atención Primaria en Avilés. Ayer se estrenó la campaña, si bien algunos pacientes de riesgo fueron vacunados en los últimos días: "Las vacunas nos llegaron hace unas dos semanas y se aprovechó para pinchar a algunos enfermos que ya tenían cita para una cura, por ejemplo". Asimismo, se vacunó durante la semana pasada a los ancianos de los centros sociosanitarios del área.

María Teresa Tamargo fue una de las primeras en vacunarse ayer en el centro de salud del Quirinal: "Me vacuno todos los años", dijo tras recibir el pinchazo. María del Carmen Moreno tiene cita para ella y para su marido para el próximo jueves, y María Teresa Pereiras adelanta que este año, a diferencia de los últimos, sí se vacunará. Al contrario, Andrés Álvarez: "No me vacuné jamás de la gripe y nunca tuve más que un catarrín, así que tampoco me pincharé este año". Para luchar contra el nuevo coronavirus, Álvarez reconoció cumplir a rajatabla con las recomendaciones sanitarias. Uno de los colectivos más indignados ayer eran algunos mutualistas como María Luisa Gómez, docente que, hasta este año, y como muchos de sus colegas, compraba la vacuna de la gripe y luego elegía en qué mutua ponérsela. "Este año paso a depender de un centro de salud del Ial que no pertenezco y del que me llamarán porque el gobierno ha requisado las vacunas antigripales", explicaba.

En las Cuencas la campaña de vacunación de la gripe comenzó sin incidencias y con el objetivo de llegar al mayor número posible de vecinos. "Este año la campaña es más importante que nunca por el riesgo que supone que la gripe de presente de forma simultánea con el covid-19. Hemos comenzado en todos los centro de salud al mismo tiempo y espero que la gente vaya respondiendo de forma progresiva", indicó Juan Saavedra, director de Atención Sanitaria del área VIII, correspondiente a la comarca del Nalón. Saavedra también recalcó que este año los objetivos son más ambiciosos que en temporadas pasadas. "Esperamos superar el 75 por ciento de vacunados, más de 14.000 personas".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats