El jefe del Ejecutivo regional, Adrián Barbón, aseguró ayer que "exigirá" al Gobierno de España que gestione las cercanías ferroviarias "para que no haya más personas que asientos" y evitar con la masificación que se produce en los trenes de Renfe en los últimos días. El Principado también contactará con los ayuntamientos para "que se controlen los aforos" en los autobuses urbanos.

Al recorte de horarios en el servicio ferroviario por la pandemia se ha sumado una huelga en la empresa de transportes por carretera Alsa que ha empujado a muchos usuarios del Consorcio de Transportes de Asturias (CTA) a moverse en tren.

"Esto parece el metro de Madrid", protestaban ayer usuarios en las redes sociales. En conversación telefónica con este periódico, una mujer señaló que "habrá algún responsable que cobre por arreglar esto y que se hagan las cosas bien. No puede ser que pongan restricciones por el covid y luego el transporte público vaya atestado".

Fuentes de Renfe aseguraron ayer que "no se supera el aforo de los trenes en ningún momento". y añadieron que "se han puesto lanzaderas entre Llanera y Oviedo para aliviar los trenes de Gijón y Avilés", y además matizó que "el aforo por tren en este momento es, según el BOE, del cien por cien de los asientos y de dos personas por metro cuadrado". Los usuarios también se refirieron a estos índices de ocupación. "Hay cinco personas cada metro y medio".