Ó. Á. G., el tevergano acusado de abusar de una vecina suya mientras ambos hacían una ruta al pico Tromeu, ha aceptado una condena de un año de prisión en el Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo. El acusado, de unos sesenta años, ha reconocido que saltó sobre la mujer, de cincuenta, manoseándola y besándola, hasta que ella le advirtió de que estaba intentando violarla, unos hechos ocurridos el 29 de abril del año pasado.

El hombre no podrá acercarse a la víctima durante dos años, y deberá pagarle una indemnización de 6.000 euros, la que pedía el fiscal, que solicitaba tres años de cárcel. La acusación particular, a cargo de la víctima, asesorada por la letrada Ana María González, del Centro de Atención a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Asturias (Cavasym), solicitaba tres años y medio de prisión y 12.000 euros de indemnización.

Ante la posibilidad de ser condenado a una pena que entrañaría el ingreso en prisión, el acusado decidió reconocer los hechos, lo que le permitió una reducción de las solicitudes de condena.