Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Explosión de casos en geriátricos privados

Un total de 79 residencias presentan casos positivos en esta segunda onda epidémica, de las que 8 son públicas l El centro Palacio de Leceñes se suma a la lista con 51 contagios

Cartel a la entrada de una residencia en una imagen de archivo Ricardo Solís

Los geriátricos privados asturianos están en el punto de mira, por la explosión de casos que se han registrado en ellos en las últimas semanas, sobre todo en la última, en la que se han doblado el número de casos. La Consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, actualizó ayer el dato de las residencias afectadas por brotes activos: 79 en total, 8 de ellas de la red del ente público Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA). El temor a que se repita la situación de la pasada primavera ha hecho saltar todas las alarmas.

El último caso conocido es el de la residencia Palacio de Leceñes, en Valdesoto (Siero). Un total de 51 personas dieron positivo en las pruebas PCR y tres residentes fueron trasladados al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) por fiebre alta y baja saturación, aunque uno ya regresó al geriátrico al no presentar neumonía. El resto, tanto positivos como negativos, permanecen asintomáticos y se encuentran confinados en sus habitaciones. Del total de los positivos, tres corresponden a profesionales.

El primer caso se detectó el martes, y fue entonces cuando se practicó el cribado a todos los residentes y profesionales del centro. Aún a la espera de las pruebas realizadas a todos los trabajadores.

A las familias de los residentes que daban positivo en las pruebas les telefonearon para explicar la situación, pero ayer mismo el centro envió un comunicado al conjunto de familias. En él explicaba que "dada la imposibilidad de hacerlo personalmente con cada uno de vosotros, hemos decidido priorizar el contacto telefónico exclusivamente con aquellos familiares de residentes que han resultado positivos".

La directora del centro, María Fernández Quirós, indicó en conversación telefónica que "no hay un patrón de contagio que hayamos podido identificar hasta ahora, habiendo casos positivos diseminados por toda la residencia". También explicó que los tres trabajadores que han dado positivo están de baja y con síntomas. Al resto del personal se les realizaron las pruebas PCR y se está a la espera de los resultados para "tomar decisiones". De momento ya se ha reorganizado los turnos, porque "no podemos poner en riesgo a ningún residente". Asegura que todos se encuentran bien, aislados en sus habitaciones.

Familiares contactados por este periódico mostraron su sorpresa ante el elevado número de positivos en la residencia e indicaron que cuando han ido al centro pudieron comprobar "que se cumplían las normas, con circuitos interiores y, al menos aparentemente, con las medidas establecidas" por las autoridades sanitarias, en cuanto a las citas, el uso de mascarillas, desinfección y mantenimiento de las distancias"

Ahora es el Sespa el encargado de la coordinación asistencial de la residencia. A instancias de Salud, mañana se repetirá la PCR a aquellos residentes que no han dado positivo, por si se pudiera tratar de un falso negativo, dado el elevado volumen de casos y su dispersión por todo el centro.

Esta residencia se suma a otras que han presentado también cifras muy elevadas de contagios. Se trata del centro de Larrañaga-El Quirinal, en la que se contabilizaron 57 casos activos, la residencia de Abuli, en Mieres, con 32, y la de Sierra del Aramo, en Riosa, con 27. La Consejería de Derechos Sociales y Bienestar ha rechazado facilitar datos al depender los centros privados directamente de la Consejería de Salud, que no ha hecho público el desglose.

El drama de las residencias geriátricas en la primera ola de la pandemia planea continuamente sobre las autoridades sanitarias y los responsables de los centros. En aquella ocasión fue el centro de Grado el epicentro de un huracán vírico que se saltó con 228 fallecimientos.

La consejera de Derechos Sociales, Melania Álvarez, expresó tras el Consejo de Gobierno la preocupación del Ejecutivo por la población más vulnerable y en particular de los mayores dentro y fuera de las residencias. En este sentido destacó "la importancia de los cribados en los centros residenciales a la hora de detectar posibles contagios. Eso nos está permitiendo anticiparnos y contener el cien por cien de los brotes en las residencias", resalta.

El presidente del Principado, Adrian Barbón, también pidió ayer "respeto y cuidado con los mayores, que son los güelitos y las güelitas de Asturias, y debemos pensar que no podemos contagiarnos para no contagiarlos a ellos. Por esa esta región es tan vulnerable, porque es una región muy envejecida".

Compartir el artículo

stats