La Consejería de Salud ha confirmado 288 nuevos casos de covid-19 diagnosticados ayer en Asturias. Una cifra mucho más baja que la que se confirmó el sábado, con 381 casos, la cifra más alta hasta la fecha.

La tasa de positividad se sitúa en el 6,16%, tras haberse realizado ayer 4.670 pruebas PCR. Las autoridades sanitarias apelan a la ciudadanía que limite su vida social y la movilidad para frenar los contagios

"La situación es crítica por el aumento de hospitalizaciones y de personas en estado grave, lo que provoca un incremento de los fallecimientos". Este es el diagnóstico que ayer lanzó la Consejería de Salud del Principado, justo en una jornada en la que se superaron todos los registros anteriores de nuevos infectados por coronavirus, con 381 (más del triple que en el día más negro de la primera oleada de la pandemia). Además, se contabilizaron 78 hospitalizaciones y se rebasó la frontera de los 400 muertos.

A la situación de colapso del Hospital de Cabueñes, de Gijón, se ha sumado una fuerte afluencia de enfermos al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), tanto a planta como a las áreas de cuidados intensivos (UCI), en parte derivados desde Cabueñes. Todo ello en el contexto del confinamiento perimetral -iniciado ayer- de Oviedo, Gijón y Avilés, y de la aprobación por parte del Gobierno central -prevista para hoy- de un nuevo estado de alarma que traerá al Principado un toque de queda nocturno a principios de la próxima semana. El Gobierno regional incluirá los cierres de las tres ciudades bajo la cobertura del estado de alarma para blindar la seguridad jurídica de la medida.