El gobierno del Principado no permitirá, al menos de momento, que vuelva a abrir ni el comercio ni la hostelería para permitir ni el consumo en terraza ni el interior de los establecimientos. Esa es, al menos, una de las conclusiones a las que se ha llegado esta tarde en la comisión de seguimiento de la pandemia encabezada por el presidente del Principado Adrián Barbón.

"Llevamos meses preparándonos para la segunda ola pero nunca esperamos que fuera así la segunda ola", sentenció el Presidente. Barbón reconoció que actualmente Asturias "es la comunidad donde más fuerte está azotando el virus" y eso obliga a nuevas estrategias. Por eso, no solo no se va a abrir ningún negocio por el momento -en una semana se revisará la apertura del comercio-, sino que se están planteando más cierres perimetrales de localidades con alta incidencia de coronavirus y además se va a reforzar el cribado de áreas de población con números altos de contagio. Los cierres perimetrales de municipios con mala evolución se adoptarán, si así lo indica Salud Pública, esta misma semana. También se va a aumentar significativamente el uso de los test de antígenos en Atención Primaria.

“En cuanto mejore la situación, los pequeños comercios serán los primeros en abrir”, afirma Barbón

"Estamos analizando la situación y buscando respuestas a por qué estamos así y cómo hemos llegado a esta situación. Y nos planteamos varios temas. Primero, creemos que hubo un exceso de confianza en el que nos situó haber controlado la primera ola del coronavirus. En segundo lugar, eso hizo que muchos menos asturianos pasaran el coronavirus por lo que esta segunda ola el virus está entrando de forma más rápida y sencilla. Además tenemos que tener en cuenta el cambio estacional. Hay comunidades que ya están doblegando la curva porque van con semanas de anticipación", explicó Barbón.

Más camas de UCI en el HUCA y San Agustín para esta semana

En la comparecencia, en la que el presidente regional estuvo acompañado de la gerente del Sespa, Concepción Saavedra, a Saavedra le tocó hacer una revisión de la situación en cuanto al despliegue de medios sanitarios. "Hemos tomado medidas excepcionales como la creación de unidades de UCI que han supuesto un importante esfuerzo de reorganización de recursos humanos", afirmó Saavedra haciendo hincapié en que la segunda ola ha cambiado el perfil del paciente y que se requieren más ingresos.

"En estas últimas dos semanas se ha ralentizado la hospitalización, aunque no así los ingresos en la UCI", afirmó. De hecho, comentó que la semana pasada se inició con una ocupación de camas de UCI del 56%, y a día de hoy esa ocupación ya está en el 75%. Esta misma semana se van a crear nuevas camas de intensivos en el HUCA y en Avilés (HUCA 15 camas más y San Agustín 7 camas mas). La gerente, sin embargo, insistió en que "todavía estamos en una situación asumible y los ciudadanos pueden estar tranquilos pero hay que mantener y aumentar las medidas contundentes para evitar llegar a un escenario crítico sobre todo si tenemos en cuenta que somos la población más envejecidas de España", explicó Saavedra.

Concepción Saavedra insistió en que los contactos estrechos de las personas con coronavirus tienen que permanecer confinados "hasta que los rastreadores se lo digan o hasta que se pueda hacer una PCR". De hecho pidió que extremen las precauciones quienes están a la espera de una PCR.

En total en Asturias hay 847 pacientes ingresados con covid. Saavedra afirmó que el Sespa tiene 3.000 camas de hospitalización de agudos dispuestas. Ahora mismo Avilés tiene un 81 por ciento de ocupación de camas mientras que Cabueñes supera el 90 por ciento. "La actividad sanitaria no covid ha ido disminuyendo porque necesitamos camas para pacientes covid y reorganizar recursos humanos para asumir esta atención", explicó.

En este sentido el hospital instalado en la Feria de Muestras de Gijón ya cuenta con 18 pacientes ingresados. Con respecto a las necesidades de personal, Saavedra apuntó a que "ahora mismo hay cuadrillas de uvistas, anestesistas... que están realizando la atención covid pero lo más preocupante es en lo que se refiere a enfermería, por lo que estamos moviendo a personal y trabajando con otros perfiles como el quirúrgico", relató Saavedra durante su comparecencia.

Llamamiento a la responsabilidad

La gerente del Sespa afirmó que la única manera de frenar al coronavirus es el autoconfinamiento. "Todos sabemos lo que tenemos que hacer para que todo salga bien y pedimos un último esfuerzo", afirmó.

El gobierno regional decretó el pasado 2 de noviembre el cierre de toda hostelería durante 15 días. La idea del gobierno regional era bajar los datos de contagios. El ejecutivo regional también pidió entonces, a la vez que aprobaba una línea de ayudas para los establecimientos, un confinamiento domiciliario que el ejecutivo central no aprobó.

Reapertura del comercio

El Presidente del Principado tuvo palabras de aliento para los autónomos y pequeños empresarios, y asumió que arrecian las críticas, pero que las cifras de contagio y de enfermedad no permiten por ahora adoptar medidas de flexibilización de los cierres. "En cuanto podamos, el pequeño comercio será el primer sector que nos plantearemos abrir pero a la luz de los datos debemos posponer esa revisión de los cierres y lo vamos a dejar pendiente para el lunes que viene, en función de los datos que se tengan esta semana", dijo.

"Somos concientes de las críticas y de lo mal que lo está pasando mucha gente de sectores empresariales, pero la situación es crítica por el carácter vulnerable de nuestra población, que es lo que hace que haya más ingresos hospitalarios y más ingresos en la UCI, aunque no haya tantos contagios como en otros sitios. Y los trabajadores de la sanidad necesitan que les ayudemos a contener esta situación", comentó finalmente Adrián Barbón.