Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

| Profesor de Secundaria y orientador en un instituto de Mieres

Julio Perdiguer González: “Veo bien que se flexibilice la repetición, solo sirve para frustrar al alumno”

Julio Perdiguer. | LNE

Julio Perdiguer. | LNE

–¿Por qué está a favor de la ley?

–Como paso previo a una mejora y modernización del sistema educativo la considero esencial. Digo paso previo, porque desde mi punto de vista la ley todavía tenía que ser más extensa en esa modernización.

–¿Qué es lo mejor de esta norma?

–Que establece un refuerzo de la escuela pública. Como funcionario que soy tengo que defenderlo, aunque entiendo que ello no va en contra de la escuela concertada. Para nada. Considero que la ley recupera parte de los que nos quitó la LOMCE. ¿Otros aspectos positivos? Por ejemplo, que favorece la inclusividad y que elimina las revalidas así como los programas de mejora del aprendizaje y del rendimiento. Estos programas, conocidos como PMAR e introducidos en la ley Wert, han sido un fracaso rotundo. Ahora bien, tengo que reconocer que ha sido un gran acierto la FP básica de la LOMCE, y que ahora la LOMLOE la mantendrá.

–¿Y lo peor?

–Quizá faltó información, que el Ministerio emitiese un comunicado dejando claro qué pretende la ley Celaá y, por eso, hay tanta controversia en torno a determinados temas, como la educación especial. Y entiendo que en este sentido las familias puedan verse desorientadas. Otro aspecto polémico y que yo veo solo un enfrentamiento político es la eliminación del castellano como lengua vehicular. Pienso que en la práctica no

va a cambiar absolutamente nada. De hecho, en Cataluña, independientemente de que en la LOMCE el castellano tenía la condición de lengua vehicular, se siguió utilizando el catalán en casi todas las asignaturas.

–¿Cree que peligra la concertada?

–No, para nada. Lo que anula la ley son las famosas cuotas voluntarias, esas que se les exigen a las familias y que impiden que padres que no pueden pagar lleven a sus hijos a la concertada. Se trata, por tanto, de que esta red escolarice en régimen de igualdad a todo el alumnado. Los conciertos, no obstante, desaparecerán para los centros que segreguen por sexos, algo que veo bien.

–¿Van a cerrar los centros de educación especial?

–No pueden desaparecer porque las familias, una vez que conocen su funcionamiento, están encantadas. En ellos trabajan unos profesionales estupendos. Lo que hace la ley es dar más libertad a los padres para que elijan entre los centros ordinarios y de educación especial. No obstante, comprendo que esto pueda suponer cierto temor.

–¿Qué le parece que la Religión ya no vaya a contar para nota?

–Perfecto, es una materia con muy poco peso horario dentro del currículum; de una hora semanal, mientras que otras, como Matemáticas, es de cuatro. ¿Cómo va a tener la misma consideración? Pero no se elimina la posibilidad de elegirla.

–La ley flexibiliza la repetición...

–Hay numerosos estudios que afirman en el 90% de los casos una repetición no sirve absolutamente para nada. Lo único que sirve es para frustrar aún más al alumno, no mejora su rendimiento escolar. Y lo que veo muy bien de la ley es que nos devuelve el poder de decisión a los equipos docentes.

Compartir el artículo

stats