Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Temor a perder 4,5 millones de fondos rurales de la UE por trámites burocráticos

Los gestores locales y los beneficiarios, alarmados por la demora del Principado en publicar las ayudas: “Europa no se anda con medias tintas”

Bar, hórreo y varias casas del barrio de La Mata, en El Tozu (Caso)

Bar, hórreo y varias casas del barrio de La Mata, en El Tozu (Caso)

Obras públicas, proyectos de emprendedores, nuevos retos en empresas ya asentadas... Todo para hacer en los pueblos asturianos, pero también todo en el aire por un trámite burocrático, a todas luces básico y que debería haberse producido hace ya meses.

Los beneficiarios de las ayudas Leader de la Unión Europea (UE) de la convocatoria 2020 están alarmados y, en muchos casos, molestos, al igual que algunos gestores de los grupos de desarrollo rural, por el retraso por parte de la Consejería de Medio Rural de publicar en el “Boletín Oficial del Principado de Asturias” (BOPA) la resolución de este año, es decir, el listado de proyectos que han logrado fondos de Bruselas.

En el aire están unos 26 millones de euros correspondientes a cientos de empresarios y emprendedores de todo el Principado, así como ayuntamientos, que se podrían perder si no se envía en tiempo y forma a Europa la justificación de hasta el último euro. De tal cantidad, aproximadamente 4,5 millones se corresponden a pagos de la anualidad 2020 que deben estar justificados e invertidos antes de fin de año.

El problema es que queda un mes escaso y para justificar las inversiones se requieren muchos trámites que llevan su tiempo (papeleo en el caso, de los autónomos) y que tienen sus plazos marcados (por ejemplo, los ayuntamientos a la hora de realizar obras y licitar su adjudicación). Todo debe realizarse antes de mediados de diciembre.

En muchos casos, estas inversiones están pendientes de operaciones crediticias condicionadas a la publicación en el BOPA de la concesión de las subvenciones y, hasta que esta no se produzca, no hay posibilidad de realizar las inversiones. Más complicado resulta el caso de los ayuntamientos, que ven peligrar sus inversiones, ya que para iniciar el proceso de adjudicación de las obras deben contar con una resolución en firme que ampare el procedimiento de contratación y posteriormente ejecutar la parte correspondiente a la anualidad de 2020.

En la Consejería de Medio Rural explican a LA NUEVA ESPAÑA que están en ello. Antes de la resolución de las ayudas debe publicarse todavía en el BOPA la reciente ampliación de fondos aprobada en el Consejo de Gobierno del 6 de noviembre, que aumentó en 10.150.000 euros la partida del Leader, lo que elevó a 26.497.900 euros la inversión en el Principado este año, un 32% respecto a 2019. En el departamento que dirige Alejandro Calvo explican que luego llegará la ansiada resolución y que, de momento, nada indica que no vaya a publicarse en tiempo. “Este ha sido un año complicado. Lo primero, por la pandemia, que ha dificultado todas las tramitaciones. Pero luego ha habido una ampliación de fondos, por el aluvión de peticiones que se produjeron. Se decidió atender la demanda de los grupos de desarrollo rural de dar cobertura a más proyectos. Todo retrasa”, tranquilizan en la Consejería.

En la otra parte no se ve de igual modo. Los potenciales beneficiarios de las ayudas están molestos porque consideran que a estas alturas deberían tener la concesión de la subvención en sus manos previa publicación en el BOPA, ya que de otra manera resulta imposible justificar las inversiones en los plazos establecidos antes de fin de año.

Los gestores de los grupos de desarrollo rural se vieron presionados a final del verano para enviar a prisa las solicitudes a la Consejería, con todo el esfuerzo de tiempo y medios que eso supuso. Ahora, en los grupos están desbordados ante la imposibilidad de dar respuesta a los solicitantes sobre cuándo se les van a aprobar las ayudas y la manera de justificar las inversiones. Hace más de un mes que los beneficiarios conocieron que sus solicitudes han sido dadas de paso, lo que animó a muchos a adelantar fondos de su bolsillo para ponerse en marcha. Ahora se ven con que no se acaban de oficializar tal concesión y, por tanto, temen haber perdido el dinero.

Entre los grupos de desarrollo cunde cierto desánimo y también malestar por la “ineficacia absoluta” y la falta de previsión por parte de la Consejería a la hora de cumplir su parte y agilizar los trámites. No se entiende la respuesta tardía a trámites necesarios, como la citada ampliación de crédito, ya prevista en la convocatoria de 2020. “Europa no se anda con medias tintas. Queda un mes para justificar el gasto de las ayudas y si no se justifica, no habrá ayudas. Es mucho dinero”, avisan.

El problema

Fondos Leader. Son cientos de beneficiarios (ayuntamientos, asociaciones, autónomos y empresarios) los que han logrado la ayuda, unos 4, 5 millones de euros en Asturias en 2020. E Ejecución. Sin la publicación en el BOPA de los proyectos que han recibido tal ayuda, los grupos de desarrollo y los beneficiarios no pueden proceder a justificar la inversión.

Plazo. Hay temor e inquietud porque queda menos de un mes para justificar a la UE en qué se ha gastado cada euro. Algo que sin el BOPA no se puede hacer.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats