La curva se doblega. No conviene lanzar las campanas al vuelo, pero la cifra de infectados por coronavirus registrada en Asturias en la última semana es sensiblemente inferior a la de la semana precedente. Con los 348 casos nuevos reportados hoy (que corresponden a ayer), el volumen de contagiados de los últimos siete días es de 2.492, frente a los 3.672 de los siete días precedentes. O sea, el descenso es del 31,1% por ciento.

La tasa de positividad de las 6.384 pruebas diagnósticas realizadas ayer en la región es del 5,45 por ciento, ligeramente superior al 5 por ciento que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como tope para dar por controlado un proceso pandémico.

De este modo, Asturias se suma a la tendencia nacional de bajada de la incidencia de la pandemia. Según los datos facilitados ayer por el Ministerio de Sanidad, Galicia es la única comunidad autónoma en la que la onda epidémica está en fase de ascenso. 

La tendencia positiva se ha afianzado hoy, pues desde el punto de vista estadístico quedan fuera del cómputo de la última semana los días de la semana pasada con cifras elevadísimas de nuevos infectados. 

Sin embargo, el panorama de los hospitales aún no es nada tranquilizador. El motivo es que, siguiendo el comportamiento habitual del coronavirus, esas altas cifras de contagiados de la semana pasada deben hacer mella en los centros sanitarios en los próximos quince días. En la jornada de ayer se produjeron 112 hospitalizaciones de personas con coronavirus: 100 en planta y 12 en UCI. Además, se registraron 148 altas.

Actualmente, en Asturias hay 789 pacientes ingresados con confirmación o sospecha de coronavirus. Además, otras 143 personas afectadas permanecen en unidades de cuidados intensivos.

20 fallecidos

El viernes se produjeron 20 fallecimientos: nueve mujeres de 76, 82, 83, 86, 87, 88, 90, 91 y 93 años, y once varones de 55, 58, 59, 61, 75, 81, 82, 86, 87, 89 y 92. Cuatro de estas personas tenían domicilio en un centro residencial de mayores.