“La angustia se vuelve a repetir” clamaban ayer los autónomos que se dieron cita frente al Ayuntamiento de Avilés para protestar contra el decreto de cierre del comercio hasta, al menos, el 3 de diciembre. La reivindicación de ayudas urgentes y suficientes para afrontar el impacto de la crisis provocada por covid-19 llegó hasta las puertas de la Junta General del Principado, en Oviedo, y se extendió también por Gijón, Mieres y La Felguera.

La concentración de Hostelería con Conciencia en la plaza Mayor. | Ángel González

En Gijón se vivió la manifestación hostelera más tensa desde que el Principado decretó el cierre de los bares y pequeños comercios. Una minoría de hosteleros hizo ademán de entrar al interior del Ayuntamiento, aunque sin llegar a hacerlo. Varios agentes de la Policía tuvieron que interponerse entre los manifestantes y el consistorio para impedir que la cosa fuera a más. Los organizadores de la protesta, la asociación “Asturias Suma”, criticaron el gesto espontáneo y decidieron disolver su protesta. “Somos un movimiento pacífico y gritando y rompiendo cosas no vamos a lograr nada”, apuntaba Jacobo Méndez, uno de los convocantes.

La concentración ante la Junta, en Oviedo. | Irma Collín

Por vez primera en Gijón coincidieron casi a la vez dos concentraciones del sector. La primera por orden cronológico fue la de la plataforma Hostelería con Conciencia, que reunió, cacerolas en mano, a medio centenar de participantes en la plaza Mayor a las 11. Este grupo baraja realizar un encierro en los próximos días en señal de rechazo al sistema de ayudas impulsado por el Principado y al de bonos municipales que debate el gobierno local de Gijón. “Ambas son insuficientes”, aseguran.

La protesta de los comerciantes en la plaza de España de Avilés. | Ricardo Solís

Media hora después, a las 11.30 horas, salió la protesta de la asociación Asturias Suma. La entidad, que aglutina tanto a hosteleros como pequeños comerciantes y autónomos, se concentró frente a la iglesia de Begoña. Su intención era cortar el tráfico en la avenida de La Costa, pero la Policía, al contrario que en otros días, no lo autorizó. Los organizadores impidieron que los manifestantes se lanzaran a la calzada, pero hubo un breve colapso de tráfico. “La cosa está muy caliente y no hay soluciones”, comenta Susana González, una guía de turismo que lleva desde marzo sin trabajar.

Concentración de apoyo a los hosteleros de Avilés. | Ricardo Solís

Desde el paseo de Begoña, pasando por la calle Corrida, la protesta llegó a la plaza Mayor. Hubo varios centenares de participantes, algunos con bengalas de color amarillo. Ya en la plaza Mayor, algunos decidieron tirarse en el suelo, simulando que estaban “muertos". Uno fue Ricardo Izaguirre. “Aquí seguimos, esperando por las ayudas que prometieron en marzo”, dice. El momento de más tensión se vivió cuando un grupo aislado de manifestantes amagó con entrar en el Ayuntamiento por las bravas. Aunque habrían podido hacerlo, se quedaron a la puerta, gritando y pidiendo la dimisión de la alcaldesa, Ana González, y del presidente del Principado, Adrián Barbón.

Los comerciantes y hosteleros de Mieres prosiguieron con su movilización ante el Ayuntamiento, donde volvió la calma tras la división interna escenificada el miércoles. “Tenemos que estar todos unidos”, apuntaban ayer los profesionales. El colectivo planea un encierro a partir del lunes de la próxima semana, con la iglesia de San Juan como primera opción. El alcalde, Aníbal Vázquez, les dio su apoyo. En La Felguera, Ovidio Zapico, diputado de IU, se reunió con los autónomos encerrados en la Iglesia para trasladarles su “aliento” en una situación que enfatizó, “sabemos que es muy difícil”.

l diputado de IU Ovidio Zapico –segundo por la izquierda– visita a los encerrados en la iglesia de La Felguera

La plataforma “Hostelería con Conciencia” celebró una concentración ante el Ayuntamiento de Oviedo para reclamar la reapertura de los locales hosteleros y comerciales de la ciudad y del conjunto de la región. Sus responsables se desmarcaron de la patronal del sector (OTEA), a la que criticaron por “defender la flexibilidad del empleo”. Los participantes se dirigieron después a la Junta General del Principado, donde coincidieron con otras dos protestas de asociaciones y trabajadores del ocio nocturno y del sector del espectáculo. A las puertas del parlamento regional montaron una mesa para recoger firmas de apoyo a sus reivindicaciones. Además, exigieron la convocatoria inmediata de una mesa de trabajo que organice las medidas que requieren de “forma urgente” los sectores que más afectados por la crisis del coronavirus.

“La hostelería no es el virus. La responsabilidad es de todos” o “Asturias no suena. Somos parte de la solución” fueron los lemas de las principales pancartas desplegadas por los manifestantes en esta protesta.

22

Protestas de la hostelería en Gijón EFREN TOMAS

34

Los comerciantes avilesinos alzan la voz en El Parche.

“Nos sentimos desprovistos de todos nuestros derechos y bienes”, señaló Paula Fernández, vicepresidenta de la Plataforma De Compras por Avilés. “No nos dejéis morir , rescatadnos ya”, clamaron en un acto simbólico de entrega de llaves de sus negocios para ejemplificar la “rendición del comercio”. "No podemos resistir más”, subrayó la portavoz del colectivo. La encargada de recoger las llaves, urna en mano, fue Margaret Arias. “Esto es desesperante, no podemos hacer nuestro trabajo. No somos el foco del virus. Solo queremos abrir y trabajar para poder llevarnos el pan a casa y pagar nuestros impuestos”, agregó la comerciante.

El sector del ocio recoge firmas en Oviedo: "¿Dónde está nuestro plan de rescate? Amor Domínguez

Los comerciantes avilesinos protestan en la plaza de España de Avilés AMAYA P. GIÓN

“Mi hijo no tiene epígrafe, come todos los días”, era el mensaje que portaba en la concentración Bárbara González Rodríguez, madre del pequeño Alonso, de 14 meses y con tienda de artes gráficas en Avilés. “No podemos acceder a las ayudas porque nuestro negocio no es de los obligados a cerrar pero los ingresos son cero. Hay un trato totalmente discriminatorio. Deberían concederse las ayudas bajo un estudio de las pérdidas”, defendió.