La Audiencia de Oviedo ha autorizado a un paciente con trastorno de la personalidad a sustituir el tratamiento con inyecciones que le administraban en Salud Mental por la medicación por vía oral que le paute su psiquiatra particular. La sección cuarta revoca un auto del Juzgado de Infiesto, que obligaba al paciente, tutelado por el Principado, a inyectarse mensualmente, tras estimar el recurso de apelación de su abogado, Eladio Rico. Para el tribunal resulta más positivo para el paciente seguir un tratamiento voluntario con un psiquiatra de su confianza, si bien bajo control de salud mental. El abogado aseguró que la resolución supone un importante avance para la autonomía del paciente enfermo mental, ya que le permite intervenir activamente en la decisión de su tratamiento.