Esperan que a la segunda irá la vencida, o eso creen los representantes asturianos del comercio. Con la nueva cifra de contagios (249 según los datos que ha hecho público el Principado), las patronales confían en que el Gobierno regional dará luz verde a la reapertura de los comercios. La cuestión se dilucidará a las 18.00 horas, cuando se reúne el comité de crisis. Pero las asociaciones, aunque cautas, con las cifras en la mano, son optimistas. Sus contactos con la consejería de Industria parecen apuntar a la noticia que todos esperan desde que se anunciase el cierre: que el Gobierno decidirá permitir una reapertura que se hará efectiva el martes o el miércoles. Por la mañana ya se valoraba en los sectores profesionales que una cifra inferior a los 300 contagios supondría el visto bueno a la reapertura, y los datos parecen ir de la mano de la voluntad del sector. La fecha para que vuelvan a abrir sus puertas dependerá, ahora y salvo sorpresa, de la celeridad con la que medida se plasme en el BOPA.

Esta mañana, un representante de la patronal utilizaba la expresión “pinta soleado” en referencia a las reuniones que a lo largo de la tarde se mantendrán en el Principado. El pequeño comercio confía en volver a abrir sus puertas, la cuestión ahora, si no hay sorpresas, es en qué condiciones se permitirá la reapertura. 

Desde las mismas asociaciones de comerciantes anuncian que la reapertura del comercio asturiano no necesita “preparación”, que ellos solo necesitan “una hora” para poder efectuar la apertura de puertas y comunicar la decisión gubernamental a los clientes.

Aunque todo dependiese de los contagios, los comerciantes insisten en que este condicionamiento es fruto del “error” que la Administración ha arrastrado desde que se les obligó a cerrar sus puertas para contener la pandemia. Ellos insisten en que “no hay vinculación alguna” entre la enfermedad y el comercio, pues no suponen un “foco de infección”.