El presidente del Principado, Adrián Barbón, anunció ayer la reapertura del pequeño comercio –los locales de menos de 300 metros cuadrados de superficie– a partir de mañana, miércoles, dando así un respiro de alivio a centenares de responsables de negocios de la región. Con la persiana bajada desde el pasado día 4, ya veían cómo el coronavirus les hurtaba incluso las ventas que en los últimos años suele propiciar el último viernes de noviembre, esa fiesta del consumo denominada Black Friday (o Viernes Negro). Como estrategia para intensificar el doblegamiento de la curva epidémica, el consejero de Salud, Pablo Fernández, explicó que se llevarán a cabo cribados masivo, mediante pruebas PCR, en determinados barrios de Oviedo, Gijón y Avilés encaminados a evitar el contagio de mayores de 65 años.

Los otros grandes mensajes de la comparecencia de ayer de ambos responsables del Ejecutivo fueron que Asturias seguirá cerrada durante el puente de la Inmaculada, que el Principado descarta que puedan darse reuniones familiares numerosas en Navidad y que los cierres perimetrales de los grandes concejos de la región y de la hostelería seguirán en vigor sine die.

“No estamos bien. Nuestra situación sigue siendo crítica, aunque es cierto que estamos mejor que hace una semana”, resumió el presidente regional como preámbulo de su intervención. Una mejoría que ha permitido aflojar la soga de los negocios de proximidad, pero que aún no posibilita la apertura de bares, cafeterías y restaurantes. “Desde el profundo respeto, nos ponemos en el lugar del sector hostelero, porque todos tenemos familiares y amigos que trabajan en él. Sabemos que está siendo muy duro, pero la evolución de la pandemia nos ha llevado a aplicar esas medidas”, aseveró. Barbón añadió que la hostelería será el principal destinatario de las ayudas directas que se están articulando: “Van a sumar casi 33,5 millones de euros. Seguramente seamos la comunidad que más recursos va a movilizar de aquí a final de año”.

A la luz del descenso de la curva epidémica, Barbón hizo hincapié en que las restricciones de movimientos de los ciudadanos aplicadas en el último mes han sido un acierto que atribuyó a “los epidemiólogos y expertos que nos recomendaron adoptarlas”. Por lo demás, quiso evitar cualquier concesión al triunfalismo.

Sobre la apertura del comercio, anticipada por LA NUEVA ESPAÑA, Barbón indicó que tendrá lugar mañana miércoles, bajo unas pautas que hoy mismo se darán a conocer en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). Ayer no estaba determinado, por ejemplo, si un establecimiento de más de 300 metros cuadrados podría ser acotado por su propietario para no rebasar esa superficie. También se permitirán las ventas en los mercadillos y mercados al aire libre, siempre que se respeten las distancias entre puestos.

En la comparecencia de ayer se dio a conocer otra medida estrictamente sanitaria. A los cribados selectivos que se están efectuando en la cuenca del Nalón, se suman otros en determinadas zonas de Gijón, Oviedo y Avilés. En las tres ciudades van a hacerse convocatorias ciudadanas para que adultos –de 30 a 50 años– que cuidan a mayores de 65 años o conviven con ellos se sometan a pruebas PCR. La medida se aplicará en los barrios ovetenses de La Corredoria, Teatinos y Pumarín; los avilesinos de Sabugo y El Quirinal; y los gijoneses de El Llano, Ceares, Roces y Nuevo Roces, parte de Tremañes y Contrueces.

El objetivo se centra en “detener la cadena de contagio antes de llegar al eslabón más vulnerable”, los ancianos, entre los que están registrándose elevadas cifras de muertos. Además, entre los mayores está siendo más lenta la bajada de la incidencia del coronavirus. En este caso, la convocatoria se hará no por áreas sanitarias globales, sino teniendo en cuenta los códigos postales de la residencia de los ciudadanos.

¿Y qué se planea para la Navidad? “Es prematuro hacer anuncios al respecto. Es un error el plantear una Navidad como si nada pasara. Hay que ser sinceros con la ciudadanía. No podemos engañar a los asturianos y a las asturianas, y dejarles que piensen que las Navidades van a a ser como las de otros años, porque no va a ser así. Y quienes les digan que van a ser así les están mintiendo”, encadenó Barbón.

El jefe del Ejecutivo señaló que “en el ámbito del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se está trabajando en unas medidas comunes entre todas las comunidades autónomas para que adoptemos un criterio homogéneo de cómo se van a celebrar estas festividades”. Y puntualizó: “Lo más importante no es que estemos a la mesa todos juntos, sino que todos estemos en alguna mesa, aunque sea separados”.

Adrián Barbón avanzó que el Ejecutivo asturiano no levantará la mano en cuanto a la apertura de la comunidad en un puente festivo tan singular como el de la Inmaculada y la Constitución. Y no quiso poner fecha al fin de los cierres perimetrales de Oviedo, Gijón y Avilés.

El Ejecutivo regional añade 186.000 euros en ayudas para los distribuidores de bebidas

El Gobierno asturiano acordó ayer, como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, incluir a los distribuidores de bebidas entre los colectivos que recibirán ayudas directas para paliar la crisis sanitaria que ha impactado de lleno en las ventas en el sector de la hostelería. En una reunión extraordinaria, el Gobierno regional acordó sumar otros 186.000 euros para el auxilio del comercio de bebidas al por mayor. Así, entre los beneficiarios de las subvenciones a trabajadores por cuenta propia y pymes se suma también a los trabajadores de esta actividad que han tenido que suspender sus labores como consecuencia de las restricciones que están en vigor desde el 4 de noviembre, especialmente por el cierre de alojamientos turísticos y establecimientos hosteleros y de restauración, que son sus principales clientes. Los interesados en optar a las ayudas para el comercio al por mayor de bebidas podrán hacerlo a partir de hoy y, al igual que los beneficiarios del comercio, la hostelería, el deporte y la cultura, tendrán un plazo de cinco días naturales para presentar sus solicitudes, considerado escaso desde diferentes sectores y desde la oposición. Los fondos aprobados el 13 de noviembre por el Ejecutivo autonómico para el ámbito turístico, hostelero y de restauración ascendían inicialmente a 19.696.000 euros. A esta cantidad se suman ahora los 186.000 euros destinados al comercio al por mayor de bebidas, de modo que la cifra global para este sector se eleva hasta los 19.882.000 euros. Tras esta ampliación de crédito, el Gobierno de Asturias movilizará en suma 33.492.000 euros antes de que acabe el año para apoyar a los sectores económicos más castigados por la pandemia y respaldar a unos 17.750 profesionales.