Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Habla una de las hijas del matrimonio fallecido por coronavirus en Avilés: "Su deseo era irse juntos, ese es nuestro consuelo"

Ángela Mayor Puente y Miguel Ángel Granda Granda.

Ángela Mayor Puente y Miguel Ángel Granda Granda.

La hija mayor de la pareja fallecida en Avilés por coronavirus con sólo cinco días de diferencia es la única de sus cuatro hermanos que se ha librado del contagio por covid. Concepción Granda relata que el virus se llevó primero a su madre Ángela Mayor Puente, de 83

Concepción Granda Mayor, que trabaja en un ámbito sanitario y por tanto sabe de primera mano cómo de peligroso puede llegar a ser el covid, apela desde la experiencia vivida en carne propia a la responsabilidad ciudadana para protegerse y minimizar los contagios. Pensando en los padres que le ha arrebatado la pandemia de forma tan dolorosa, esta mujer asegura que les recordará siempre como “una pareja muy unida” y asegura que su deseo “era irse juntos, así que ese es nuestro consuelo”.

Lo cruel de semejante desenlace dejó desencajados a los miembros de esta familia cuyos orígenes enlazan con la construcción hace cuatro décadas del Polígono de La Magdalena, del que eran vecinos y gente muy apreciada. “La pena que sentimos no se puede describir y el vacío que no ha quedado es inmenso”, comentó a este diario una de las nueras del matrimonio de octogenarios, esposa de uno de los hijos de la pareja, Carlos, quien a su vez está aquejado de covid e ingresado en la planta especializada en esta dolencia que habilitó el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

Por si no fuese bastante dolorosa la pérdida de los abuelos en un lapso de cinco días, tres de los cuatro hijos de Ángela Mayor y Miguel Ángel Granda han dado positivo en coronavirus y bregan con la enfermedad con la esperanza de vencerla. El caso de Carlos Granda, de 51 años, es el más delicado de todos puesto que desde 2018 también sufre esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular que provoca graves limitaciones físicas. “Afortunadamente, la evolución que presenta respecto al covid está siendo favorable”, apunta la esposa del enfermo. Un soplo de optimismo entre tanta desgracia.

Esta desgracia vivida en Avilés recuerda a la ocurrida hace unos días en el vecino concejo de Gozón, donde una madre, Aurelia Fernández, de 98 años, y su hijo Buenaventura Heres, de 73, vecinos de Ferrero, fallecieron víctimas del covid en un intervalo de apenas 48 horas

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats