Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería asturiana estalla: fin de semana de protestas en las calles en Oviedo y Gijón y encierros en Las Cuencas y Avilés

Los propietarios de cafeterías y bares, al límite: "Hay familias que, sencillamente, ya no pueden más" | Desde un hostelero que pasa toda la jornada dando vueltas a la Junta General del Principado para protestar a los encerrados en Las Cuencas: LA NUEVA ESPAÑA repasa las protestas del colectivo

Hosteleros encerrados

Hosteleros encerrados Miki López

Los hosteleros no pueden más. La próxima semana hará un mes que el Principado les bajó la persiana de cafeterías y bares. El objetivo (que en parte se está consiguiendo tal y como esta mañana reconocía Adrián Barbón), era bajar la curva de contagios de coronavirus. Ahora exigen revisar las

En Gijón los hosteleros salen a la calle

J. M. Requena

Con un espectacular encendido de bengalas los hosteleros gijoneses quisieron esta tarde mostrar su apoyo a los compañeros que se encuentran encerrados en varios puntos del Principado. “Estamos en una situación muy grave”, alertó Félix Marcos, portavoz de la plataforma Hostelería con Conciencia, organizadora de la movilización, en la que se leyeron testimonios de varios hosteleros “explicando su situación en primera persona”. También se reprodujo un audio grabado en el encierro avilesino.

10

Concentración de hosteleros en el Náutico en Gijón Juan Plaza

“Están haciendo una labor encomiable”, enfatizó Marcos, que entiende que “no todos tenemos la misma situación”. En Gijón, el verano fue un balón de oxígeno, pero entienden que no ocurrió lo mismo en todo el Principado. “Ellos no pudieron trabajarlo tanto, y su situación es peor”, apunta el hostelero, que apuesta por poder abrir de nuevo al público después del puente de diciembre.

“El problema es cómo vamos a poder abrir”, remarca Marcos, que apunta que “si nos limitan los aforos o los horarios, no dejará de ser un cierre encubierto”, toda vez que muchos hosteleros no podrán desarrollar su actividad con normalidad. “Habrá a quienes no les compense abrir”, asegura. “Hay gente que lleva muchos años detrás de la barra y no saben sin podrán volver a abrir o tendrán que cerrar para siempre”, advierte el portavoz hostelero, que asevera que “no sabemos ni cuándo podremos volver a abrir ni en qué condiciones”. Una “incertidumbre” que también se da en lo relativo al cobro de ayudas.

Para Marcos, “la hostelería es un sector muy importante para toda Asturias”, con lo que no acaba de entender cómo “el Ayuntamiento nos da la espalda, no colabora con nosotros”, explicitando que “nos sentimos desamparados”.

Concentración de hosteleros en el Náutico en Gijón

Para el lunes tienen organizada una multitudinaria marcha en coche por toda la ciudad, a la que está previsto que se sumen también proveedores en sus vehículos de reparto.

Un adviento de encierros en Las Cuencas

C. M. Basteiro

El adviento cristiano, de finales de noviembre al día de Nochebuena, es tiempo para la calma espiritual. Pero las iglesias de las Cuencas no están para preparar los villancicos. Representantes de hosteleros y otros sectores afectados por las restricciones para frenar el avance del coronavirus mantienen sus encierros en las iglesias de Mieres (San Juan), Langreo (el templo de La Felguera), Pola de Laviana y El Entrego. La situación, apuntan, es “crítica”. Tanto, que la Plataforma ATN (Autónomos y Trabajadores del Nalón) ya está recogiendo y repartiendo comida entre algunas familias que están al límite. No dejarán la protesta hasta que el Gobierno regional cumpla con una serie de acuerdos irrenunciables: los principales, el ingreso por los ERTE y las ayudas durante la primera quincena de diciembre.

“Hay familias que, sencillamente, ya no pueden más”, afirman desde la entidad ATN. Son las que ya no tienen ni comida para terminar el mes. “Estamos organizando una recogida, junto a Protección Civil”, señalaron en la plataforma. También un reparto por las casas, porque son muchos los que no se atreven a acudir a buscarla: “Es una situación que nunca pensamos que pudiéramos vivir”, afirmaron. Meses de gastos sin ingresar ni un solo euro. Muchos de los trabajadores aún no han cobrado por los ERTE. Los autónomos tienen sus establecimientos cerrados, pero el pago del alquiler no se ha perdonado en muchos casos. Tampoco la luz, el agua y otros servicios. “Estábamos intentando recuperarnos del cierre de marzo cuando llegó esta nueva medida, nos han cerrado y no tenemos alternativa”. Lo suyo no es una huelga, matizan. “No es que no trabajemos en señal de protesta, es que no nos permiten trabajar”, lamentan.

“No es que no trabajemos en señal de protesta, es que no nos permiten trabajar”, lamentan

decoration

Los días van pasando entre sacos de dormir, poco descanso y algunas tensiones. Los encierros comenzaron en La Felguera, siguieron en Mieres y Pola de Laviana. Los de El Entrego, dos camareros y dos autónomos, han sido los últimos en acampar dentro de la iglesia. De momento, sin fecha para salir. Aunque han habido avances. Desde la plataforma ATN, que se autodefine como “altruista y apartidista”, aseguran que los cinco alcaldes de la comarca del Nalón se han reunido con ellos: “Se comprometieron a mediar en el diálogo con los responsables del Principado”. Y cumplieron, porque ya han tenido un primer encuentro con la Administración regional. Una reunión de la que salieron con buenas intenciones, “pero solo eso”. Está previsto un nuevo encuentro el viernes, que esperan que se adelante: “Lo que exigimos son siete puntos irrenunciables, los más urgentes son el pago de los ERTE y las ayudas que están concedidas.

15

Encierro de trabajadores de ATN Nalón en la iglesia de El Entrego Miki López

Está previsto adelantarlas de enero a diciembre, pero reclamamos que se adelanten a la primera quincena del mes”. Los encierros terminarán entonces, pero la lucha continuará en las calles. “El resto de nuestras propuestas seguiremos peleándolas ya con ellos fuera, si esas premisas irrenunciables se cumplen”, destacaron desde la plataforma. Dan por sentado que la Navidad será dura y muy diferente. Para los que quieran ayudar, lo que más escasea en la recogida de comida y otros bienes de primera necesidad son los productos relacionados con los pequeños de la casa: pañales y alimentos infantiles, entre otros. También recogen juguetes, para que los Reyes Magos no se olviden de ninguna casa en estas fiestas que se prevén difíciles.

Una particular protesta en Oviedo

L. Blanco

Patricio Sánchez, más conocido como Titi, “trabaja” desde ayer a jornada completa para conseguir la reapertura de la hostelería asturiana. Propietario de dos restaurantes desde hace más de dos décadas, el hostelero sierense emplea las doce horas que dedicaba diariamente a sus negocios hasta el cierre forzoso decretado el 3 de noviembre a protestar frente al parlamento asturiano. Su nueva dedicación, consistente en dar vueltas alrededor de la Junta dentro de una caja de madera plagada de frases reivindicativas, durará tanto como sea posible para revertir una situación que considera insostenible. “A partir de ahora mi jornada laboral consistirá en tratar de remediar esta catástrofe”, advierte.

Titi Sánchez tiene 54 años y lleva 40 dedicado en cuerpo y alma a sus negocios en Siero. Su familia abrió en 1981 un restaurante en Viella que a día de hoy sigue dirigiendo junto a otro establecimiento en Granda que echó a rodar en 1999. Con una veintena de trabajadores, todos ellos en situación de ERTE y unas pérdidas de hasta 15.000 euros en los peores meses de la pandemia, la desesperación le ha llevado a la protesta activa: “Echaré las horas que haga falta, pues no me dejan dedicar el tiempo a trabajar”, apunta refiriéndose a la “clase política, en general”, a la que urge medidas solidarias con los golpeados por la crisis. “No es de recibo que paguen el 70% del sueldo a los trabajadores mientras ellos tienen garantizado el 100%,”, subraya.

La particular protesta de un hostelero ovetense frente a la Junta General del Principado Miki López

Tras dedicar las primeras semanas de cierre forzoso a “pintar y poner al día” las dependencias de sus negocios, Titi barajó varias medidas de presión para intentar dar visibilidad a unas reivindicaciones compartidas por miles de colegas asturianos. “Llegué a plantearme hacer una huelga de hambre, pero luego pensé en algo más original”, explica.

El hostelero baraja incluso acceder mañana con su caja móvil al interior de la Junta. “Si es la casa de todos, por qué no puedo entrar yo”, comenta en un claro desafío al protocolo de la institución regional, a la que pide compensar “justamente” a los damnificados por sus “cuestionables” decisiones sanitarias. “Estoy de acuerdo con que el cierre se justifique en el interés general, pero cuando, por ejemplo, se hace una expropiación de terrenos aludiendo al interés público suele ir acompañado de indemnizaciones justas para los afectados”, explica el restaurador.

El emprendedor comenzó a dar su primera vuelta a la Junta a las nueve y media de la mañana y se fue para casa cuando el sol ya llevaba varias horas oculto. “Las doce horas que echo aquí son equivalentes a mi jornada habitual”, indica con tono de decepción por la necesidad de echarse a la calle a reclamar sus derechos. “Cotizo el máximo para tener una pensión digna en el futuro y ahora me encuentro con apenas mil euros mensuales al mes y obligado a tirarme a la calle para hacer ruido”, se lamenta Titi Sánchez entre miradas de extrañeza de los viandantes.

“La lucha sigue en la calle”, arengan los hosteleros tras abandonar su encierro en Avilés

I. García

“Salimos con la cabeza bien alta, el encierro en la iglesia sí ha valido de algo: la hostelería avilesina está más unida que nunca. Si no nos hacen caso de una manera, la lucha seguirá en la calle el lunes, el martes, el miércoles y todos los días; hay que seguir luchando”, manifestó Marián Tamargo, una hostelera de la plaza de Carlos Lobo veterana en el negocio, una de los seis encerrados en la iglesia de San Antonio de Padua, que ayer decidieron abandonar su protesta.

25

Los hosteleros abandonan su encierro en la iglesia de San Antonio de Padua Ricardo Solís

Tanto esta hostelera como sus compañeros encerrados salieron entre aplausos y vítores de otros colegas de profesión, de familiares, de ciudadanos anónimos que apoyan su causa y también representantes de Cambia Avilés y el PP. “Estamos tocados”, comentó otra de los encerrados, que apenas podía pronunciar palabra alguna de la emoción de ver a más de cien personas en la plaza de Carlos Lobo. “Grandes, que sois unos grandes”, señaló una mujer en referencia a las personas que han pasado quince días “muy emotivos y en los que hubo de todo: ganas de reír, de llorar... fueron sentimientos muy fuertes”. “Estuvimos encerradas seis personas que no nos conocíamos y ahora somos como hermanos”, remarcó Tamargo, entre lágrimas pero con ganas suficientes de seguir adelante “luchando con uñas y dientes” y que la hostelería de Avilés cumpla el objetivo prioritario de salvarse del futuro incierto que ha deparado el cierre de los negocios decretado el pasado 4 de noviembre. “Esto no se para”, se oyó gritar entre el tumulto al tiempo que por la megafonía sonaba “Insurrección” de “El último de la fila”, aquella canción que comienza “¿Dónde estabas entonces cuando tanto te necesité?”.

“El PSOE dijo que sus ayudas no llegarán hasta marzo, muchos no llegaremos a esa fecha”, critican en Avilés

decoration

Antes había sonado “Cenizas en la eternidad” de Melendi. El también hostelero Carlos García Rubio hizo balance del sentir general del sector tras el Pleno del pasado viernes: “Estamos decepcionados con todo lo que ocurrió. La moción de Cambia Avilés que apoyó el PP recogía nuestras peticiones para el Gobierno del Principado y el central para conseguir ayudas para el pago de la luz, al alquiler, los ERTE, la base reguladora de autónomo... Fue una sorpresa que Ciudadanos y Vox se abstuvieran; y el voto negativo del PSOE, sin comentarios”. Y fue a más: “El gobierno del PSOE está diciendo que nadie se quede atrás y habla de que sus ayudas llegarán en marzo... Muchos no vamos a llegar abiertos a esa fecha, las ayudas son urgentes”. “Ayer nos llevamos un palo gordo, pero ahora empieza todo”, avisó otro hostelero al micrófono. Hubo quien echó de menos a la Ucayc en la concentración de ayer tras el abandono del encierro con no poca ironía: “No sé si la Ucayc sabrá que hay hosteleros encerrados porque no les veo por aquí”. Y entre aplausos y más vítores, los hosteleros hicieron piña y celebraron con abrazos una unión “que nunca antes había existido”. “Vamos a por todas pese al mal panorama que se nos presenta”, concluyó otro hostelero que tenía aún lágrimas de emoción y de rabia en sus ojos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats