Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tercera fallecida de la residencia Canuto Hevia

Se trata del brote más agresivo de coronavirus en Asturias

Fachada de la residencia Canuto Hevia

Fachada de la residencia Canuto Hevia

Triste noticia en la residencia Canuto Hevia, de Pola de Lena. El centro geriátrico ha registrado el tercer fallecimiento de una residente contagiada de covid-19. Se trata de una vecina de Villallana.

La residencia de Pola de Lena es, actualmente, el epicentro de la crisis sanitaria en la región: hay 107 residentes contagiados y 26 trabajadores. El brote estalló hace quince días, con el positivo de una trabajadora. Comenzaron entonces los cribados. El primero no fue tan alarmante: siete positivos entre los residentes. Pero los datos fueron empeorando con el paso de los días. El día 24 se produjo el primer fallecimiento de un contagiado de covid-19: Ramón González, de 92 años y padre del presidente del Montepío.

La directora de la residencia, Yolanda Losada, había explicado que, tanto los residentes como los trabajadores positivos, “son en su mayoría asintomáticos y leves”. Aunque hubo que derivar a algún residente al hospital, como ocurrió con el que fue el primer fallecido en el centro por covid. “Somos totalmente transparentes, eso sí, antes de publicar nada se lo comunicamos primero a los familiares”. Y es que, como apuntó, “en la residencia somos todos una familia, los residentes no son números, los que conocen el centro saben que nunca hubo horarios de visitas ni nada, hacemos todo a la vista de todos, las familias no están aquí pero dependen de nosotros para recibir la información y tratamos de facilitarlo todo”.

En cuanto al personal, la directora explicó que “están todos muy involucrados para salir de ésta, incluso los que tienen que estar en casa porque han resultado positivos”. También destacó la respuesta de los familiares y de los vecinos del concejo de Lena, de los que “recibimos mucho apoyo y mensajes de ánimo, es muy emocionante”. Los familiares, por su parte, también valoran cómo se está llevando este asunto desde el complejo geriátrico. “Hay muy buena comunicación por parte de la residencia, ya que cada vez que había una novedad nos lo comunicaban”, apuntaba Sandra Amez, familiar de una residente. Eso sí, aseguró que “se pasa muy mal, porque cada vez que ves una ambulancia salir de la residencia piensas que puede ser tu familiar”.

"Hay una excelente comunicación con la residencia", afirman los familiares

decoration

La directora defiende también que “los protocolos se aplicaron estrictamente, cumplimos con las normas sanitarias en todo lo que se pudo, pero el virus tiene muy fácil transmisión”. De hecho, no era optimista con los resultados del cribado de ayer, “vista la virulencia, es normal que salga aún caso más, pero tenemos que ser fuertes, claros y sinceros”. La llegada del virus también obligó a hacer cambios en la residencia para seguir el protocolo, explicó Losada. “Tuvimos que cambiar a todos los residentes de habitaciones, ya que tienen que estar sectorizados, con lo que hay una planta para los positivos, otra para contactos estrechos, una más para asintomáticos y una última para los que tienen síntomas, no puede haber relación entre unos y otros”.

En los últimos días, aunque este sigue siendo el mayor brote, la atención también está puesta en la residencia pública de Laviana. Son más de setenta personas contagiadas.

Compartir el artículo

stats