Límite, 48 horas. Ese es el plazo que se han dado el Ejecutivo regional y la patronal de la hostelería en Asturias, Otea, para volver a reunirse e intentar un acuerdo que permitan en alguna medida paliar los daños económicos que sufre el sector por el cierre provocado por la pandemia, y mantener las restricciones por la salud pública. 

El consejero de Salud, Pablo Fernández, calificó de “muy importante” el encuentro telemático mantenido por él y la Consejera de Turismo, Berta Piñán, con la cúpula de Otea para intentar buscar un acuerdo que calme los ánimos en la hostelería asturiana. 

Pablo Fernández aseguró que la situación actual de restricciones “se va a prolongar durante meses, en el mejor de los casos”, por lo que es importante conseguir “de manera pautada, trabajada y conjuntamente consensuar una serie de condiciones, de medidas que serán restrictivas pero que sean las que menos daños puedan hacer al sector y permitan preservar la salud pública”.

El comité ejecutivo de Otea permanece reunido analizando la compleja situación actual y buscando alternativas que satisfagan al conjunto del sector.