Un impactante accidente en la autopista A-66, en sentido León-Oviedo, conmocionó ayer a los vecinos de Pola de Lena. El suceso se produjo a la altura del campo de fútbol de la localidad y se saldó con un hombre herido y dos caballos muertos. Uno de los animales falleció en el acto, pero el otro tuvo que ser sacrificado por un veterinario: “Fue muy duro verlo”, afirmaron testigos del suceso. El hombre herido es el dueño de los equinos, un vecino de Las Caldas.

El suceso tuvo lugar en torno a las seis y media de la tarde. Un camión chocó, por alcance, contra el todoterreno que llevaba el remolque de la caballería. La Guardia Civil recibió la llamada de aviso a las 18.48 horas. Hasta el lugar se desplazaron dos patrullas, además de efectivos de la Policía Local. “Los dos caballos estaban ya tendidos sobre la calzada. Uno estaba muerto y el otro en muy mal estado, estaba agonizando”, señalaron fuentes oficiales. Además, el conductor del coche estaba herido leve y “muy afectado” por lo ocurrido con sus animales: “Estaba muy agitado”, afirmaron las mismas fuentes a este diario.

Fue entonces cuando se movilizó al equipo médico de una ambulancia de soporte vital básico, con base en la Pola, para que atendieran al conductor. Fue trasladado al centro de salud, con pronóstico leve a expensas de los resultados de las pruebas médicas. También se requirió atención para los animales, que seguían en la calzada.

“Daba mucha impresión ver a los caballos ahí tirados, al principio pensábamos que podían estar vivos pero luego ya nos dimos cuenta de que no”, explicaron dos vecinas de la Pola que presenciaron lo ocurrido desde el paseo fluvial. Fueron muchos los que se acercaron a la zona cuando se enteraron del accidente: “Fue muy impactante, sobre todo por los animales”, comentaron los testigos. Uno de los caballos, el que falleció en el acto, fue retirado poco después de que llegara la Policía Local. El otro, permaneció varias horas en la calzada a la espera del veterinario. El accidente provocó retenciones, que se salvaron tras la llegada de una patrulla de Tráfico que se dedicó a regular la circulación.