Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un repunte de casos dificulta que Asturias cumpla la condición para abrir la hostelería

Asesores de la Consejería de Salud ven “complicada” la reapertura pero insisten en que la mejora de la región “está siendo muy rápida”

Protesta hostelera en Avilés. RICARDO SOLÍS

El ligero repunte de casos diarios de contagios por covid-19 en Asturias ha colocado en la cuerda floja la posibilidad de que el Principado llegue al miércoles 9 de diciembre con una incidencia acumulada en 7 días de 125 casos por cada 100.000 habitantes. Esa ha sido la condición que el Principado ha puesto, en principio, para iniciar una “apertura gradual” para la hostelería y considerar la posibilidad de que otros sectores vuelvan a la actividad. Concretamente se trata de las tiendas de más de 300 metros cuadrados (que habrían de limitar su superficie a ese tamaño) y las instalaciones culturales. En cifras, Asturias no debería sumar más de 425 nuevos positivos hasta el balance que se comunique el próximo miércoles (incluido el de ese día).

El Principado informó ayer de 226 casos diagnosticados en la jornada anterior, con una positividad (porcentaje de pruebas positivas respecto al total efectuado) del 6,33 por ciento, ligeramente superior al de los últimos días. El número de personas hospitalizadas (607) aumentó en 7 respecto a las del día anterior, y la de pacientes en UCI se rebajó levemente hasta los 122.

Gráfico: repunte de casos

El Principado ha establecido que la decisión de atenuar las restricciones por la pandemia estará condicionada a que Asturias descienda en alguno de los parámetros fijados por el Ministerio de Sanidad para determinar el riesgo de las comunidades autónomas. La incidencia acumulada en 7 días es el valor que se encuentra más próximo al cambio de nivel, no así otros como la incidencia en 14 días, el porcentaje de ocupación de camas de hospital o la proporción de plazas de UCI. No obstante, el Ministerio de Sanidad ya había advertido en su día que las decisiones de alivio deberían tomarse considerando un descenso tanto en el número de casos como en la presión hospitalaria.

Expertos en epidemiología e integrantes del comité asesor que ayuda desde hace semanas a Salud de cara a la toma de decisiones tampoco ven del todo claro si la región llegará lo suficientemente fuerte al miércoles como para plantearse nuevas reaperturas. Algunos opinan que los datos notificados ayer sí “pueden complicar” poder reabrir la hostelería y que Salud se mostraba más optimista a mediados de la semana pasada, porque intuían que durante estos cuatros días festivos la presión asistencial no sería agobiante y que se reportaría un número “algo menor” de casos respecto a los que están viendo ahora. “Pero lo cierto es que tampoco podemos esperar que los datos vayan siempre hacia abajo, aunque la bajada está siendo sorprendentemente rápida, aún más si vemos la cantidad de test que se están haciendo”, comentan desde el citado comité asesor. Ninguno se atrevió ayer a inclinarse hacia un lado o al otro, aunque sí adelantan que la menor presión hospitalaria acabará siendo también una baza a favor para la hostelería.

Una aún elevada factura en fallecidos.

Aunque la pandemia está en fase de descenso de la segunda ola, las cifras de fallecidos por el virus bajan muy lentamente. El sábado se produjeron 13 fallecimientos: ocho mujeres de edades entre los 72 y los 95 años, y cinco varones de entre 74 y 98 años. Siete de los fallecidos se encontraban en un centro residencial para mayores.

El efecto puente.

Los datos de Asturias de estos días cuentan con varios aspectos a su favor. Se computan en un puente, en el que el número de pruebas que se realiza es menor, y con meteorología adversa, lo que disuade de actividad social. Con todo, la cuenta atrás para que el sector de la hostelería logre un avance en sus demandas aún no está asegurado.

Nuevas protestas.

Mientras tanto, un grupo de profesionales de la sanidad del área V de Gijón ha convocado para el próximo día 13 de este mes a las 12.00 horas. Los organizadores pretenden involucrar a todas las categorías y su principal petición es que el área sanitaria de Gijón “iguale su nivel de plantilla” al del resto de áreas. Las ratios en la ciudad llevan años levantando quejas, y algunos creen que la pandemia ha sacado a relucir esta carencia con más intensidad en los centros de salud locales y en el Hospital de Cabueñes.

Compartir el artículo

stats